Bogotá. Colombia, el cuarto mayor exportador mundial de carbón, enfrentará una importante reducción de sus ingresos en 2020 a medida que disminuyan las regalías provenientes del mineral en medio de un exceso de oferta y la desaceleración del crecimiento económico en China.

El carbón representa alrededor del 80% de las regalías mineras del país andino, totalizando cientos de millones de dólares en ingresos cada año, mientras que es el segundo mayor generador de divisas por exportaciones, después del petróleo.

Datos del gobierno mostraron que las ventas externas de carbón cayeron un 18% en la primera mitad del año, a US$3.600 millones.

Los precios del carbón térmico han caído aproximadamente un 37% desde el comienzo del año y eso afectará las regalías, que se calculan con seis meses de anticipación y por tanto van al ritmo de los cambios de los precios.

Cualquier disminución en los fondos de regalías podría afectar la inversión prevista por el gobierno del presidente Iván Duque, que ya está lidiando con la resistencia del Congreso a aprobar algunas de sus propuestas económicas, los costosos programas sociales posteriores al conflicto armado y sus bajos índices de popularidad.

Aunque las compañías de carbón en el país dijeron anteriormente que esperan una producción estable este año, la ACM proyectó este mes que la producción probablemente caerá a 80 millones de toneladas en 2019, desde los 84 millones el año pasado.

"Si esta tendencia de caída de los precios se mantiene sí habría una reducción en las regalías que se vería reflejada más hacia el principio del otro año", dijo recientemente la viceministra de minas Carolina Rojas.

Las compañías dedicadas a la explotación de carbón pagaron 1,87 billones de pesos (alrededor de US$555,8 millones) en regalías en 2018, dijo la Asociación Colombiana de Minería (ACM). Las regalías alcanzaron 1,1 billones de pesos en el primer semestre de 2019, según el Ministerio de Energía, lo que refleja el rezago en el impacto sobre los aportes.

Aunque las compañías de carbón en el país dijeron anteriormente que esperan una producción estable este año, la ACM proyectó este mes que la producción probablemente caerá a 80 millones de toneladas en 2019, desde los 84 millones el año pasado.

"Estamos monitoreando eso, porque pues eso sí impacta digamos todas las inversiones que están asociadas a las regalías, recursos y demás", afirmó la viceministra Rojas.

Las agencias calificadoras Fitch y Moody's han advertido que el país sudamericano enfrenta importantes desafíos fiscales en 2020 y que su calificación está en riesgo de ser recortada, citando la trayectoria de la deuda pública y el debilitamiento de la credibilidad de la política fiscal..

Para el centro de pensamiento económico ANIF, el deterioro en las ventas de carbón "tendría un negativo impacto sobre la balanza comercial de Colombia, la cual actualmente viene mostrando un déficit de unos US$5.200 millones anuales (casi 2% del PIB)".

A su vez, ese desbalance alimentaría el creciente déficit en la cuenta corriente de la cuarta economía de América Latina, que este año superaría un 4% del PIB, el más alto de la región.

La desaceleración del crecimiento económico en China está pesando sobre las expectativas de demanda de carbón térmico en el mercado más grande del mundo para el mineral, mientras los movimientos globales hacia una energía más limpia están agravando los problemas derivados del exceso de oferta.

Además, un extenso verano sin lluvias ha incrementado el hollín del carbón en el aire obligando a las minas a producir menos para cumplir con las regulaciones ambientales.

El gobierno tendrá dificultades para encontrar reemplazos para esas regalías, opinó el analista Sergio Guzmán de Colombia Risk Analysis.

"Realmente no tiene un plan concreto para reemplazar los ingresos de hidrocarburos", dijo Guzmán. "En el corto y mediano plazo, el gobierno puede hacer muy poco para reemplazar estos ingresos, excepto que llegue el premio gordo del fracking y el petróleo off-shore".

El Ministerio de Hacienda no respondió a una solicitud de comentarios.

Colombia sufrió una fuerte caída de US$80 millones en regalías entre 2015 y 2016, que se produjo junto con una caída mundial en el precio del petróleo, la exportación más importante de Colombia.

El plan de regalías a dos años del gobierno para 2019 y 2020 prevé 3,28 billones de pesos en pagos por parte los mineros, de los cuales el carbón representa aproximadamente un 80%.