São Paulo. ​Iti, el banco digital de Itaú Unibanco, triplicó su base de clientes en septiembre de 2010, llegando a 10 millones de cuentas. De esta forma, el mayor prestamista de Brasil viene ganando escala para medir fuerzas con Nubank y Banco Inter.

Los números surgen cuando Itaú lanza una campaña de medios de Iti, expande sus operaciones de crédito y comienza a preparar la plataforma para generar un mayor compromiso, que puede ir desde contenido hasta comercio electrónico.

Itaú se está moviendo para hacer de Iti, lanzado en noviembre de 2019, una billetera digital, un banco en línea completo y demostrar que no observó pasivamente el impulso de los rivales durante la pandemia de Covid-19. PicPay, la billetera digital más grande del país, superó los 55 millones de usuarios en septiembre, mientras que Nubank alcanzó los 41 millones de clientes al final del primer semestre.

"Estamos perfectamente en el juego", dijo a Reuters el director de Iti, João Araújo, quien se hizo cargo del negocio en marzo de 2020, en un momento en que el aislamiento social provocó la rápida migración de las operaciones al entorno digital.

Araújo manifestó que la expansión de Iti se da dentro de una estrategia diseñada para que el negocio crezca de manera sostenida, lo que según él se muestra en el volumen de recursos transados ​​por la plataforma siete veces mayor que en 2020, mientras que el promedio de las transacciones por cliente se duplicaron.

"No queríamos crecer por crecer, sino para darle profundidad al negocio", agregó Araújo, ejecutivo nacido en Portugal y del grupo Itaú desde hace nueve años.

Las descargas de aplicaciones bancarias en el país cayeron en septiembre por primera vez desde 2015, y los expertos juzgaron que las nuevas inversiones en el sector deberían enfocarse en negocios que comienzan a mostrar señales de que serán rentables.

En este sentido, según Araújo, Iti está bien posicionado porque tiene un mejor desempeño en seguridad contra fraude, crédito y atención al cliente, factores que determinarán los ganadores en el mediano y largo plazo.

"Para mantener altos nuestros indicadores, todos los días entrevistamos a decenas de clientes", dice el Ejecutivo, y agrega que la oferta de crédito de Iti está dirigida dentro del propósito de la marca de "ayudar a los brasileños a prosperar".

La lógica de la campaña está respaldada por la base de clientes de Iti, el 90% de los cuales son de las clases C, D, E, y el 60% de ellos tienen hasta 30 años.

Con este horizonte, Iti también es una gran apuesta del Itaú Unibanco para expandir el negocio en el Norte y Noreste, regiones subpenetradas por el banco, que concentró sus esfuerzos en la expansión en la región Centro-Sur de Brasil, donde hizo la mayor parte de adquisiciones en las últimas décadas.

"De hecho, el Norte y el Nordeste son las regiones donde la penetración de Iti ha sido mayor", afirmó Araújo.

Según el ejecutivo, hasta el momento no se ha registrado un alto índice de "canibalización", es decir, no se está quitando muchos clientes al propio propietario, ya que el 80% de los clientes del banco digital nunca ha tenido una relación previa con Itaú.