Panamá.- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) definió un plan de financiamiento por US$110 millones para reducir la falta de acceso a la electricidad, que afecta a más de 90.000 familias en Panamá, informó una fuente de la institución.

José Ramón Gómez, un alto especialista en energía del BID, dijo a Xinhua que el financiamiento será aprobado en marzo, como parte de un trabajo de estructuración que comenzó este año y que continuará en próximo enero con la identificación de las comunidades en donde será implementado el programa.

Precisó que la ejecución comenzará en mayo de 2019, en lo que será el tercer programa de este tipo que respalda el BID en el país centroamericano desde hace 12 años, pero el más grande de los tres.

Gómez abordó el programa el pasado miércoles en la Ciudad de Panamá, durante el Primer Foro sobre Energización Rural, organizado por el comité panameño del Consejo Mundial de Energía, con el patrocinio del BID y de la Organización de las Naciones Unidas.

El representante de BID explicó que el tema se planteó en relación con la agenda de desarrollo del sector eléctrico.

Detalló que unas 500 escuelas y unos 100 centros de salud carecen de energía eléctrica en Panamá, ante lo cual el programa buscará llevar electricidad a 25.000 familias, 240 escuelas y 100 centros de salud.

Sostuvo que el acceso al servicio se debe dar por extensión de redes, por la normalización o conexión al tendido eléctrico, o a través de miniredes o sistemas alimentados con energías renovables.

Se trata "de la incorporación básicamente, en estas zonas rurales, de energía solar, en los casos que no sea por cable", añadió.

El especialista mencionó que las comarcas indígenas son las que se verán más positivamente impactadas con el proyecto.

El trabajo con el programa comprenderá las 10 provincias de Panamá, país de unos cuatro millones de habitantes, y cinco comarcas indígenas.

El especialista de BID agregó que el proyecto se ejecutará a través de licitaciones en las que podrán participar todos los países que son elegibles.

Recordó que uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas es llegar al 100 por ciento de acceso al recurso para 2030.

"La energía le cambia la vida a la gente, le cambia la vida a las familias. Le cambia la vida a las mujeres y al hogar y a los usuarios de la salud. Tiene un gran impacto social", subrayó.

Según el especialista, unas 22 millones de personas no tienen acceso a la energía eléctrica en América Latina y el Caribe, donde el BID opera unos siete u ocho programas de este tipo.  

Por su parte, Guadalupe González, secretaria general del Consejo Mundial de Energía, un grupo de pensamiento constituido el año pasado en Panamá, destacó durante el foro la participación de estudiantes de la estatal Universidad Tecnológica de Panamá en un campamento de innovación con ideas sobre la electrificación rural.