México. La filial en México del banco español Santander informó este jueves que aspira a alcanzar 3,7 millones de clientes en la primera fase del registro de clientes con datos biométricos en 2020, como parte de los nuevos requerimientos de las autoridades locales a las instituciones financieras.

Santander dijo que invertirá alrededor de 1.000 millones de pesos (unos US$53 millones) en los próximos cinco años en la captura y administración de los datos biométricos de los clientes, que hasta el tercer trimestre de 2019 sumaban 17,7 millones.

Santander México será el primer del grupo en utilizar la huella facial y el segundo en usar la huella dactilar después de Brasil, biometrías que se suman al uso de la huella vocal que desde el 2013 está implementada en Santander México para operaciones telefónicas, explicó la institución en un comunicado.

"En un futuro se irán incorporando nuevos canales como teléfonos móviles y cajeros automáticos, con los cuales se podrían superar más de 70 millones de operaciones anuales verificadas biométricamente", dijo.

El registro de datos biométricos consiste en la captura de las huellas digitales y de rostro, o geometría facial, semejantes a los que usan las autoridades migratorias a nivel internacional, con el fin de lograr una identificación precisa de los clientes y evitar delitos como el robo de identidad.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de México estableció marzo del 2020 como límite para que las instituciones financieras establecidas en el país adopten el sistema de datos biométricos.