Las entregas de la aeronave más vendida de Boeing, el 737 MAX, fueron efectivamente congeladas este miércoles, aunque la producción continúa, después de que Estados Unidos se unió a otros países suspendiendo las operaciones del modelo en razón de preocupaciones de seguridad, afirmaron fuentes de la industria.

El 737 MAX tiene prohibido volar en la mayoría de los países de todo el mundo tras un accidente de Ethiopian Airlines este domingo, que mató a las 157 personas a bordo. Fue el segundo incidente mortal en cinco meses para el modelo relativamente nuevo de Boeing.

Las compañías aéreas, expertos de la industria aeronáutica y financistas, dijeron que, aunque la prohibición teóricamente no impide algunas entregas domésticas, la mayoría de las compañías aéreas evitarán que una aeronave prohibida esté en actividad tras dos accidentes en cinco meses.

Boeing produce 52 aviones al mes y su versión más reciente, MAX, representa la mayor parte de la producción, pero Boeing se negó a divulgar cifras exactas.

Boeing produce 52 aviones al mes y su versión más reciente, MAX, representa la mayor parte de la producción, pero Boeing se negó a divulgar cifras exactas.

Boeing debe continuar con la producción del 737 en su fábrica a las afueras de Seattle, y planea acelerar la producción nuevamente en junio.

Los fabricantes evitan parar y, a continuación, acelerar la producción, ya que esto perturba las cadenas de suministro y puede causar problemas industriales. Pero tener que guardar aviones almacenados consume dinero extra en el aumento de la acción.

Cada mes en suelo podría costar a Boeing cerca de US$1.800 millones a US$2.500 millones en ingresos atrasados, según estimaciones de analistas, aunque esto puede ser recuperado tan pronto como la prohibición sea suspendida y los aviones sean entregados.

Preguntado sobre cómo la permanencia en suelo global del 737 MAX afectaría las entregas, un portavoz de Boeing dijo: "seguimos evaluando".