Río de Janeiro. El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que buscará un acuerdo con Israel para instalar plantas desalinizadoras de agua de mar, algo que a su juicio beneficiará a la región noreste del país que sufre fuertes sequías.

En un mensaje publicado este martes en la red social Twitter, Bolsonaro dijo que el futuro ministro de Ciencia y Tecnología, el astronauta Marcos Pontes, viajará en enero a Israel y se reunirá con su homólogo israelí para establecer asociaciones con ese país en la materia.

"Pretendemos aún en enero construir la instalación piloto para retirar el agua salobre de pozo, desalinizar, guardar y distribuir para la agricultura familiar, extendiendo el proyecto para más localidades tras las pruebas y ajustes", afirmó Bolsonaro, quien pasó la Navidad en un área militar en la costa de Río de Janeiro.

Otra propuesta, que será anunciada por el próximo presidente de Brasil, es probar una tecnología israelí que produce agua a partir de la humedad del aire en escuelas y hospitales de la región.

"Podremos, incluso, negociar la instalación de la fábrica en el noreste para la venta de estos equipamientos para nuestro mercado", añadió Bolsonaro.

La región del noreste de Brasil sufre una intensa y larga sequía que ha afectado mucho a la economía de la zona, principalmente en agricultura y ganadería.

El noreste es la única región de Brasil en la que Bolsonaro no fue el candidato más votado en la segunda vuelta electoral de finales de octubre pasado, por lo que el presidente electo anunció recientemente varias medidas en favor de la región, feudo histórico del Partido de los Trabajadores (PT), que gobernó el país de 2003 a mayo de 2016.