Río de Janeiro. Los recientes comentarios del presidente ejecutivo de Petrobras, Roberto Castello Branco, sobre la posibilidad de una huelga de camioneros tendrán consecuencias, dijo este jueves el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, insinuando que "algo sucederá en Petrobras en los próximos dias."

Los comentarios se produjeron después de que Bolsonaro declaró una reducción de dos meses en los impuestos federales al diésel a partir del 1 de marzo para compensar un aumento en los precios del diésel y de la gasolina anunciado por la empresa estatal en la mañana de este jueves, el cuarto este año.

"En estos dos meses, estudiaremos una forma de reducir permanentemente a cero este impuesto al diesel: en parte para ayudar a equilibrar este aumento de Petrobras, que es excesivo en mi opinión", dijo Bolsonaro en una transmisión semanal en múltiples plataformas de redes sociales.

Petrobras declinó hacer comentarios el jueves por la noche.

Petrobras ha estado subiendo los precios del combustible desde que un informe de Reuters del 5 de febrero reveló detalles de la política de precios de la compañía, lo que llevó a los analistas a rebajar la calificación de las acciones de la compañía por preocupaciones de una posible interferencia política.

Bolsonaro no precisó qué medidas se tomarán en los próximos días.

"No puedo interferir en Petrobras y no lo haría, incluso si algo sucederá en Petrobras en los próximos días", dijo el presidente. "Algo debe cambiar. Sucederá".