El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, entregó al Congreso un proyecto de ley que abre las puertas a la privatización de la empresa brasileña de Correos y que podría recaudar unos 15.000 millones de reales brasileños (casi US$2.700 millones)

El mandatario brasileño realizó una entrega simbólica del documento al presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, después de que este mismo recibiese el martes la medida provisional del presidente para acelerar la privatización de la compañía energética Eletrobas, publica Europa Press.

El proyecto de ley, con el que Bolsonaro continúa mostrando su apoyo a la agenda de privatizaciones del ministro de Economía, Paulo Guedes, prevé una transformación de la empresa estatal Correos, que pasaría a ser de capital mixto, según informa el medio G1.

"La premisa central del texto es permitir que los servicios postales, incluidos los que actualmente presta la Compañía Brasileña de Correos y Telégrafos en régimen monopolístico, sean explotados por el sector privado", señaló un comunicado de la Secretaría General de la Presidencia sobre el proyecto que supone "un avance, ya que elimina restricciones al ingreso de nuevas empresas, ampliando la capacidad de competencia".

Desde el Gobierno precisaron que el proyecto "no significa, en sí mismo, ninguna decisión para la extinción de Correo o para la posible privatización de los servicios postales".

Desde el Gobierno precisaron que el proyecto "no significa, en sí mismo, ninguna decisión para la extinción de Correo o para la posible privatización de los servicios postales".

"El objetivo es permitir que el mercado sea explorado por la Administración Pública indirecta pero con la posibilidad de explotación también por la iniciativa privada. Esto puede suceder de varias formas, como concesiones, registros o alianzas. El modelo final que se adoptará aún depende de los estudios económicos y del sector", añadió el comunicado de la Secretaría General de la Presidencia.

El proyecto de ley deberá ser aprobado por la Cámara de Diputados y si recibe el visto bueno pasará al Senado, y necesitará la aprobación del Tribunal de Cuentas Federal. Mientras tanto, el Gobierno indicó que realizará estudios para hallar la mejor forma de privatizar la empresa.

En septiembre del año pasado, el ministro de Comunicaciones brasileño, Fabio Faria, señaló a 10 empresas como posibles compradores, entre las que se encontraban el gigante estadounidense Amazon, la plataforma líder en la región Mercado Libre, FedEx, DHL y la brasileña Magazine Luiza.

En su momento, el marketplace Mercado Libre dijo que estaba dispuesto a evaluar "cómo podemos contribuir al proceso de privatización para que sea eficiente para Brasil y para nuestros servicios", según un comunicado recogido por Bloomberg.

La operación se enmarca en la agenda de privatización dibujada por el ministro de Economía, Paulo Guedes, que asumió el cargo en 2019 con el propósito de privatizar más de 600 empresas públicas, entre las que se encuentran algunas compañías insignia del país como Petrobras o los bancos Caixa Economica Federal y Banco do Brasil.