Ciudad de México. Las empresas generadoras de energía en el mundo enfrentan el reto de mantener su productividad y al mismo tiempo reducir las emisiones de carbono, dijo este martes el vicepresidente comercial de combustibles para Norteamérica de British Petroleum (BP), Richard Harding.

La petrolera británica presentó en México los avances de su programa "Target Neutral" (Neutralización de carbono), una iniciativa global que en el caso de México opera en las estaciones de servicio de la empresa.

En el plan piloto de México, las gasolineras de BP adquieren bonos de carbono para la compra posterior de estufas ecológicas que sustituyan a las de leña o los fogones que utilizan las familias de escasos recursos ubicadas en zonas rurales del país.

"Nuestra estrategia y propósito en BP es establecer un negocio que no sólo siga llevando energía a la gente, sino que lo logremos generando la menor cantidad de emisiones posibles", dijo Harding en una rueda de prensa en la Ciudad de México.

"Nuestra estrategia y propósito en BP es establecer un negocio que no sólo siga llevando energía a la gente, sino que lo logremos generando la menor cantidad de emisiones posibles", dijo Harding.

"Usamos y robustecemos, a través de mejores prácticas, proyectos que generan energías más limpias como este proyecto de estufas ecológicas", agregó el ejecutivo.

Según los cálculos de BP, cada estación de servicio genera en promedio 180 toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año.

Además, una cuarta parte de la población mexicana sigue utilizando leña para cocinar, lo cual representa la principal fuente de energía para un 80% de los hogares rurales.

Actualmente, la primera fase de la iniciativa "Target Neutral" de BP se desarrolla en la ciudad fronteriza de Tijuana, Baja California (norte).

"Estas son las primeras estaciones de servicio en el mundo en ser neutralizadas, y con nuestro plan de abrir 1.500 estaciones de servicio para 2021 tenemos el potencial de beneficiar a cerca de 100.000 familias en comunidades rurales", dijo por su parte el director general de Combustibles de BP México, Alvaro Granada.

BP se convirtió en marzo de 2017 en la primera empresa internacional en incursionar en el mercado gasolinero mexicano, tras la apertura en el sector a la competencia como parte de la reforma energética.

Las leyes secundarias de la reforma se promulgaron en 2014, y permiten la participación de inversión privada mexicana y extranjera en el sector energético, un rubro que estaba reservado hasta entonces para el gobierno desde que nacionalizó la industria en 1938.