Sao Paulo. El presidente brasileño Jair Bolsonaro firmó un decreto para crear un programa que tiene como objetivo brindar acceso a la electricidad a áreas remotas de la Amazonía, la llamada Más Luz para el Amazonas, que debería utilizar la generación solar para satisfacer la demanda en estas localidades.

El programa se ejecutará hasta 2022, con la posibilidad de una extensión "hasta la finalización de la universalización" de los servicios de electricidad en estas regiones, según un decreto publicado en el Boletín Oficial de este jueves.

La medida se produce después de que Bolsonaro enfrentara críticas en Brasil y en el extranjero debido al aumento de la deforestación en la Amazonía.

En medio de las críticas, Bolsonaro ha anunciado recientemente medidas para la región, como la creación de un Consejo Amazónico a cargo del Vicepresidente Hamilton Mourão y una Fuerza Ambiental Nacional para proteger el bosque.

El plan de energía para el Amazonas dará prioridad a las familias de bajos ingresos inscritas en programas sociales federales, además de los asentamientos rurales, las comunidades indígenas y los territorios de quilombolas ubicados en reservas extractivas o directamente impactados por proyectos de generación y transmisión de energía.

La medida se produce después de que Bolsonaro enfrentara críticas en Brasil y en el extranjero debido al aumento de la deforestación en la Amazonía.

Las escuelas, los puestos de salud y las familias que residen en unidades de conservación también recibirán prioridad de asistencia, que serán pagados por los "agentes del sector eléctrico" y un fondo financiado por los cargos cobrados en la factura de la electricidad, la denominada Cuenta de Desarrollo de Energía (CDE), según el decreto presidencial.

El Ministerio de Minas y Energía, junto con otras agencias gubernamentales, aún puede regular otras fuentes de fondos para el programa.

Se espera que los programas y subsidios federales ya financiados por los fondos CDE requieran 21.900 millones de reales (US$5.150 millones) en 2020, según una decisión de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) en diciembre pasado, antes de que se anunciara el nuevo plan para el Amazonas.

Según el Ministerio de Minas y Energía, el nuevo programa también debería reducir el consumo de combustibles fósiles, ya que parte de la demanda en las áreas a beneficiarse ahora es atendida por centrales eléctricas a petróleo.

El gobierno no reveló de inmediato las proyecciones de inversión en el plan para la Amazonía.