Brumadinho.- Los bomberos brasileños reanudaron este domingo la búsqueda de cientos de desaparecidos y cancelaron una evacuación de vecinos después de que la ruptura de una represa minera este viernes originó un deslave mortal.

La otra represa del complejo de mineral de hierro de Vale SA en Brasil ya no corría riesgo de ceder, dijo Flavio Godinho, un portavoz de la agencia de defensa civil de Minas Gerais.

El desastre ocurrió en la mina Corrego do Feijao de Vale en el sureste de Brasil, desatando el viernes un torrente de lodo que enterró las instalaciones mineras y casas cercanas en el pueblo de Brumadinho.

Casi 300 personas siguen sin aparecer y la lista se actualiza constantemente, dijo Godinho a los periodistas. Se supone que la mayoría de los desaparecidos están muertos, señalaron responsables.

La cifra podría ascender mientras las autoridades concilian su lista de vecinos desaparecidos con el conteo de empleados de Vale que no han sido ubicados. El saldo de fallecidos confirmado subió a 37 este domingo a la mañana, de acuerdo a los bomberos.

Con las cifras provisionales, el desastre ya es más mortal que el que produjo el colapso de otra presa de relaves en una mina de mineral de hierro a menos de 100 km al este, que pertenece a Samarco Mineracao SA, una empresa conjunta de Vale y BHP Group.

La ruptura de la represa de Samarco derramó cinco veces más desechos mineros en una región más remota, matando a 19 personas, enterrando una pequeña aldea y contaminando un río importante en el peor desastre ambiental registrado en el país.

Temores sobre otro quiebre de una represa en Brumadinho el domingo activaron sirenas de evacuación en el pueblo antes del amanecer pero por la tarde los funcionarios decían que no había riesgo y cancelaron la evacuación.

Al principio el portavoz del departamento de bomberos dijo que tendrían que evacuar 24.000 personas. Luego revisó el número a 3.000. En total, 24.000 personas están afectadas de alguna manera por el desastre, sostuvo.