Sao Paulo. La compañía petroquímica brasileña Braskem registró unas pérdidas netas atribuidas de 3.649 millones de reales brasileños (US$688 millones) en el primer trimestre del año, frente a las ganancias de 928 millones de reales (US$175 millones) del mismo periodo del año anterior, según informó en un comunicado.

La empresa atribuye las pérdidas al efecto divisa, en concreto a la depreciación del real brasileño y del peso mexicano respecto al dólar estadounidense.

La facturación de la sociedad disminuyó un 3% con respecto al primer trimestre del año anterior, con un total de 12.625 millones de reales (US$2.381 millones); mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) descendió un 22%, hasta los 1.313 millones de reales (US$247 millones).

Al mismo tiempo, Braskem experimentó un incremento del 154% en el volumen de ventas de resinas y químicos reciclados, con un total de 1.200 toneladas.

Respecto a las acciones emprendidas en el marco de la Covid-19, la compañía ha destacado la fabricación de máscaras quirúrgicas o la creación de envases para alcohol líquido y gel. También ha donado kits de higiene para las comunidades afectadas alrededor de sus plantas.

Por último, Braskem ha explicado que "debido a la incertidumbre provocada por la pandemia en la economía global, no es posible prever con precisión los impactos adversos en la posición patrimonial y financiera de la compañía y sus filiales".