La brasileña JBS, la procesadora cárnica más grande del mundo, multiplicó por ocho su beneficio neto atribuido durante el tercer trimestre del año, con una cifra de 3.132 millones de reales brasileños (US$578 millones), según se desprende de las cuentas trimestrales de la compañía.

La cifra de negocio de la compañía entre julio y septiembre alcanzó los 70.081 millones de reales (US$12.949 millones), un 34,3% más; con unos costes asociados de 58.282 millones de reales (US$10.769 millones), un 34,8% más.

La empresa brasileña ha explicado que durante el trimestre aproximadamente el 74% de sus ventas globales fueron realizadas en los mercados domésticos, mientras que el restante 26% se exportó a otros mercados internacionales.

Además, todos los negocios registraron incrementos de ventas. En concreto, Seara, su filial brasileña, incrementó su facturación un 29,9%, con 6.964 millones de reales (US$1.286 millones); mientras que la cifra de negocio en Brasil se situó en los 11.430,6 millones de reales (US$2.111 millones), un 35,3% más.

De su lado, el negocio estadounidense de carne, donde se incluye a Canadá y Australia, aumentó un 28,7% sus ventas, hasta 28.757,6 millones de reales (US$5.313 millones); mientras que la rama estadounidense de cerdo se incrementó un 28%, con 7.689,4 millones de reales (US$1.420 millones).

Por su parte, las ventas de Pilgrim's Pride, en la que JBS es accionista mayoritario, crecieron un 50%, con 16.527,2 millones de reales (US$3.053 millones).

El resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado de la compañía durante el trimestre creció un 35% en comparación con el año anterior, con 7.996,1 millones de reales (US$1.477 millones).