Bogotá. La petrolera colombiana Ecopetrol reportó este lunes un desplome de su utilidad neta de un 95,2% en el primer trimestre, a 133.000 millones de pesos (US$34,2 millones), por la caída de los precios del crudo en medio del incremento de la oferta y la expansión del COVID-19 a nivel mundial.

Entre enero y marzo de 2019 la utilidad neta de Ecopetrol fue de 2,74 billones de pesos.

La compañía registró un deterioro de 1,2 billones de pesos (US$311 millones) durante el primer trimestre. Excluyendo el deterioro, la utilidad neta de los primeros tres meses del año cayó 61,2% a 1,06 billones de pesos (US$274 millones).

Las ganancias consolidadas antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización -EBITDA- bajaron un 28,5% a 5,25 billones de pesos (US$1.354 millones), frente a los tres primeros meses del año anterior.

Al cierre del primer trimestre la producción alcanzó los 735.000 barriles de petróleo equivalentes diarios (bped), un alza de 0,96% en comparación con los 728.000 bped entre enero y marzo del 2019.

"Desde el punto de vista financiero, Ecopetrol ha emprendido un plan de ajustes con optimizaciones y medidas de austeridad que buscan alinear, con agilidad, la eficiencia del capital y los costos al nuevo entorno de precios, sin perder de vista el valor de la compañía en el largo plazo", explicó Bayón.

Los resultados de Ecopetrol se conocieron después de que la petrolera estatal mexicana Pemex reportó una pérdida de aproximadamente 24.000 millones en el primer trimestre y que Petrobras de Brasil descartó su objetivo de reducción de deuda.

El presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, dijo que hubo una caída de más de 65% en el precio del crudo Brent, frente al cierre de 2019, debido a los choques externos como el fuerte incremento en la oferta de petróleo y la expansión del COVID-19 a nivel mundial que provocó una significativa contracción de la demanda.

"Desde el punto de vista financiero, Ecopetrol ha emprendido un plan de ajustes con optimizaciones y medidas de austeridad que buscan alinear, con agilidad, la eficiencia del capital y los costos al nuevo entorno de precios, sin perder de vista el valor de la compañía en el largo plazo", explicó Bayón en un comunicado.

Buena posición en caja. Entre enero y marzo las ventas de Grupo Ecopetrol bajaron un 5,5% por ciento a 15,07 billones de pesos (US$3.882 millones), frente a los 15,9 billones de pesos en el mismo período del 2019.

Sin embargo, Ecopetrol cerró el primer trimestre con una sólida posición de caja de 11,7 billones de pesos (US$3.021 millones).

Las inversiones ascendieron US$940 millones, presentando un incremento de 45% frente al primer trimestre de 2019, debido principalmente al pago de las obligaciones contractuales derivadas del acuerdo con Shell en el proyecto Gato do Mato en Brasil.

A finales de abril Ecopetrol emitió US$2.000 millones en bonos y advirtió que sus resultados del primer trimestre se verían afectados por el brote de COVID-19 y la reducción de los precios del crudo.

Bayón aseguró que la compañía ha enfrentado esta nueva coyuntura con un plan de intervención que tiene como objetivo a corto plazo asegurar una operación sostenible y con flujo de caja positivo, en un entorno de precios de Brent entre US$30 y US$40 por barril año promedio.

"Hoy ya tenemos más de 300 pozos cerrados, unos 24.000 barriles, por razones precisamente económicas", dijo el directivo en una conferencia de prensa posterior a la publicación de los resultados.

Bayón admitió que el actual escenario reducirá la producción estimada de 750.000 barriles diarios en promedio para el año, aunque es posible que se busque aumentar el bombeo si los precios superan el rango de US$30 a US$40 por barril.

Una caída en las ganancias de Ecopetrol impactará negativamente el poder adquisitivo del Gobierno colombiano, que cuenta con los dividendos de la compañía petrolera y es el mayor accionista.