En el marco del encuentro anual con prensa latinoamericana que organiza Banco Itaú Unibanco, en Sao Paulo, Brasil, el director general de la Banca Mayorista y CEO de Itaú BBA, Caio David, entregó una visión general de las operaciones de la empresa en la región, una mirada en la que destacó la importancia de la estrategia de digitalizar las operaciones del banco.

Respecto a las operaciones en canales digitales, Caio sostuvo que estas han tenido un buen crecimiento entre 2017 y 2019. En el caso de las operaciones de crédito, estás representaron el 20% del total del banco (frente al 17% de 2017), mientras las inversiones ascendieron al 48% y los pagos llegaron al 81% en el último año (hace tres años llegaban al 38% y 68%, respectivamente).

Lo anterior, para el ejecutivo, refleja la importancia que tiene el área digital para Itaú, un beneficio que se refleja en los menores costos por transacción y la reducción de gastos frente a las sucursales físicas, con las consecuentes eficiencias.

"Esperamos seguir creciendo en la región en los años venideros", sostuvo el ejecutivo, para lo que destacó que el área digital del banco tendrá una posición central. Ello, a través de una estrategia que incluye ofrecer la mejor experiencia al cliente en el uso de productos y servicios del banco, una oferta que ya les ha permitido contar con 12,5 millones de clientes individuales que usan canales digitales, junto con 1,2 millones de clientes corporativos en sus operaciones regionales (a diciembre de 2019).

"Tuvimos un gran último trimestre en la materia, lo que significó que abriéramos un millón de cuentas digitales en Brasil", señala optimista. "Nuestras inversiones en tecnologías son muy interesantes y esperamos acelerarlas en nuestros mercados", que incluyen presencia dentro de Latinoamérica en Brasil, Colombia, Argentina, Chile, Perú, Paraguay y Uruguay, dentro de un total de 18 países a nivel mundial que se distribuyen entre Europa y EE.UU. Cabe señalar que el valor de mercado de Itaú es de casi US$90.000 millones (US$89.800 millones) y obtuvo una utilidad neta en el cuarto trimestre de 2019 de US$1.800 millones.

"La digitalización de los clientes es una diferenciación de nuestros servicios y queremos llegar al 100% de operaciones digitales" en los servicios bancarios, adelanta el ejecutivo de Itaú.

 

Visión de vecindario latinoamericano 

Frente a la positiva proyección de las operaciones en la región, AméricaEconomía le consultó al alto ejecutivo de Itaú sobre cómo ve el escenario regional tras los movimientos sociales que han afectado a países como Chile y Colombia; y de la situación de deuda de Argentina y las implicancias que ello podría tener sobre el banco. Al respecto, Caio se mostró tranquilo y si bien reconoce que eventos como el de Chile han sido de consideración, sostuvo que "nuestra agenda es de largo plazo. Creo que todos conocemos la volatilidad de los mercados latinoamericanos, pero seguiremos haciendo inversiones a largo plazo. Efectivamente, en 2019 tuvimos movimientos en Chile o Colombia que reflejaron una contracción económica, particularmente en el caso del primer país. Pero de nuevo, esto (en referencia al movimiento político social y político) es algo pasajero y tenemos buenas perspectivas", señala.

En esa línea, Caio le señaló a AméricaEconomía que la actividad a largo plazo de Chile va a crecer y para este año desde el banco se estima una expansión de 1,2% para la nación sudamericana.

Igual caso proyecta para Colombia este año, aunque con un dinamismo que lo sitúa en 3,1%. De igual forma, se muestra optimista para el crecimiento en dichos mercados en el largo plazo.

Respecto al caso de Argentina y la situación de deuda que afecta al país, con su consecuente proceso de negociación, que se prevé complejo, Caio David señaló que Itaú se encuentra a la espera de las políticas que adopte el gobierno de Alberto Fernández -que asumió en diciembre de 2019- y los impactos que ello pueda producir.

Sobre Brasil, mercado que concentra el 80% de las operaciones del banco a nivel global, el CEO de Itaú sostuvo que la proyección de 2,2% de PIB para la economía brasileña este año resulta una cifra interesante, ya que en años pasados el dinamismo de la actividad económica estuvo ligado directamente al gasto público, cuestión que se ha empezado a revertir en los últimos dos periodos, en el que los agentes privados se han convertido en actores principales del crecimiento económico local.

A lo anterior, destacó la aprobación de la reforma a la seguridad social como un positivo avance para afrontar el tema de déficit fiscal, lo que a su vez contribuye a fortalecer el grado de inversión de Brasil. El escenario anterior, estima, facilitará la atracción de inversiones extranjeras para la economía brasileña, situación que debiera acentuarse en los próximos tres años.

Respecto de la agenda que ha desplegado el presidente Bolsonaro, David piensa que la económica es una agenda positiva y que es una importante plataforma para facilitar un crecimiento de manera sostenible para la actividad local.

Finalmente, en el plano de adquisiciones y fortalecimiento de operaciones en mercados fuera de Brasil, el CEO de Itaú BBA le señaló a AméricaEconomia que no cree que vaya a haber cambios en el mediano plazo, aunque sostuvo que eso no quiere decir "que no queramos crecer en otros mercados a través de acciones tecnológicas, especialmente en mercados donde no tengamos posición de liderazgo".