Brasilia. Representantes de camioneros autónomos afirmaron la noche de este lunes haber cerrado un acuerdo con el ministro de Infraestructura, Tarcisio Freitas, que atendió demandas del sector y, de esa forma, van a retroceder de la intención de algunos de ellos de iniciar una huelga la próxima semana.

Al término del encuentro, en la sede del ministerio en Brasilia, representantes dijeron que será divulgado hasta el fin de esta semana el reajuste de la tabla del piso mínimo del flete de transporte con el objetivo de compensar el aumento de 10 centavos de real en el litro del aceite diesel recientemente anunciado por Petrobras.

Otra medida que deberá ser adoptada es el refuerzo en el cobro de empresas y embarcadores que no estén pagando el piso mínimo del flete, dijeron los representantes de los camioneros.

Participaron del encuentro presidentes y dirigentes de 11 entidades de transportistas con alcance regional y nacional, otros 8 de camioneros autónomos y el ministro de Infraestructura con su equipo.

Más temprano el presidente de la Confederación Nacional de Transportistas Autónomos (CNTA) de Brasil, Diumar Bueno, había advertido que "una paralización dependerá de lo que el ministro (de Infraestructura, Tarcisio Gomes de Freitas) hable con nosotros".

Otra medida que deberá ser adoptada es el refuerzo en el cobro de empresas y embarcadores que no estén pagando el piso mínimo del flete, dijeron los representantes de los camioneros.

La semana pasada, ante rumores de paralización de los transportistas, el gobierno brasileño presentó un paquete de medidas, incluyendo una línea de crédito de bancos públicos por 500 millones de reales (unos US$128 millones) para los camioneros, la cual serviría para la compra de neumáticos y el mantenimiento de sus vehículos. 

El gobierno de Brasil también se comprometió a hacer mejoras en las carreteras y a construir puntos de descanso en vías federales.

Inicialmente, la paralización estaba prevista para el 21 de mayo, pero el aumento en el precio del diésel la semana pasada generó inquietud en los transportistas.

Luego de un aumento determinado por la petrolera estatal Petrobras, el presidente brasileño Jair Bolsonaro vetó el reajuste, lo que fue reconocido por los transportistas, pero provocó críticas en el mercado financiero, que lo consideró una intervención indebida del gobierno en la política de precios de Petrobras.

Ante las críticas, Bolsonaro aseguró que había sido una actitud excepcional, y que los precios de los combustibles seguirán siendo definidos por Petrobras de forma independiente. 

De acuerdo con medios brasileños, uno de los líderes de los camioneros divulgó este lunes un audio en redes sociales anticipando una posible paralización para el lunes 29 de abril, en caso de que las demandas del sector no fueran satisfechas.

*Con información de Reuters y Xinhua.