- ¿Por qué el precio del balón de GLP que usamos en casa cuesta tanto?

No es lo mismo hablar de Gas Natural que del Gas Licuado de Petróleo (GLP), llamado también "balón de gas", que se utiliza para cocinar. Una parte de la producción de Camisea son líquidos de Gas Natural que sirven para producir GLP, luego de un proceso de separación en la planta de Pisco, Ica.

Es falso que el precio del balón de GLP dependa únicamente de Camisea, que solamente le corresponde el 40% del costo total. El precio final del balón de GLP al público lo componen impuestos y regalías (31,6%), y logística y distribución (27,7%).

Por Ley, los precios se establecen en función del mercado. Es decir, como el Perú es importador de GLP y la producción nacional solo abastece el 75% de la demanda interna, el precio del combustible está determinado por el 25%, que es importado.

En ese sentido, el precio del balón en Perú está por debajo de la media. Sin contar a los países con precios subsidiados por razones políticas o excedentes exportables de GLP.

Entonces, ¿cómo podríamos tener un gas más barato? La solución para un gas más barato es construir gasoductos y tuberías que lleven Gas Natural a nuestras casas. Porque el Gas Natural es el gas que más produce Camisea: energía más barata que el balón de GLP y que debe llegar a los peruanos.

 

- ¿Cómo se logra que el Gas Natural efectivamente llegue a todos los peruanos? ¿Qué solución propone Camisea?

En Perú existe suficiente Gas Natural en Camisea, en el Bajo Urubamba - Cusco, para abastecer dos veces a todo el país, y la solución más viable para que esto suceda es la construcción de gasoductos y tuberías que lleven el recurso hasta las casas de los peruanos de diversas regiones.

Una parte de la producción del Gas Natural de Camisea se vende al mercado interno, otra se exporta y otra se reinyecta, es decir, se devuelve al pozo. En otras palabras, al tener una producción de Gas Natural mayor que la demanda interna, se realiza la reinyección del recurso que sobra y que no se utiliza.

El remanente de producción, 20% aproximadamente, es devuelto a un reservorio, porque no existe la infraestructura necesaria para su transporte y distribución. Además, la exportación de este recurso permite importantes ingresos al Perú: en los 11 años que se exporta el gas natural, se pagaron US$ 4.300 millones en regalías.