Madrid. El magnate mexicano Carlos Slim ha elevado por encima de la cota del 5%, hasta situarla en el 5,49%, la participación del 3% que tomó en el capital social de Metrovacesa a comienzos del pasado mes de febrero.

El empresario mexicano se ha hecho con un paquete adicional de 3,71 millones de acciones de la promotora inmobiliaria, equivalentes al 2,44% de su capital, un porcentaje valorado en unos 28 millones de euros (US$32 millones).

De esta forma, Slim ya cuenta con 8,33 millones de acciones de Metrovacesa, representativas del 5,49% de su capital, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El magnate eleva su participación en Metrovacesa coincidiendo con la caída de las Bolsas por el temor al impacto económico del coronavirus y un mes después de desembarcar en la compañía. Asimismo, lo hizo tras tomar asimismo un 3% en la también promotora inmobiliaria Quabit.

Con esta nueva inversión en la inmobiliaria que dirige Jorge Pérez de Leza, Slim refuerza su apuesta por el sector de la construcción y venta de viviendas en España, dado que también controla Realia y FCC, grupo que cuenta asimismo con actividad en el sector inmobiliario.

Con esta nueva inversión en la inmobiliaria que dirige Jorge Pérez de Leza, Slim refuerza su apuesta por el sector de la construcción y venta de viviendas en España, dado que también controla Realia y FCC, grupo que cuenta asimismo con actividad en el sector inmobiliario.

En el caso de Metrovacesa, la firma está controlada por Santander y BBVA, sus dos accionistas de referencia con el 49,3% y el 20,8%, respectivamente, de su capital, en el que también figuran varios inversores institucionales extranjeros como Schroders, con un 4,9%, y Julius Baer, con otro 4,7%.

El empresario mexicano redobla su apuesta por esta compañía a pesar de que hace unos días, con ocasión de la presentación de sus resultados de 2019, reveló que ha demorado hasta comienzos de 2020 la entrega de casi la mitad de las 509 viviendas de las que tenía previsto dar las llaves el pasado año.

La inmobiliaria entregó y, por lo tanto, facturó, 289 pisos y asegura que está dando las 220 restantes a comienzos de este año, demora que atribuye a la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria y al retraso en la concesión de licencias de primera ocupación.

Mantiene el dividendo. A pesar de ello, Metrovacesa mantendrá el dividendo, al asegurar que el retraso en las entregas impacta en la facturación, "pero no en su situación financiera ni en la generación de flujo de caja" al que la firma liga la retribución a los socios.

En su informe de resultados, la firma asegura haber detectado una "más débil" demanda de vivienda, que además se suma a la extensión de los plazos de construcción por la demora en obtención de licencias y a la "limitada capacidad" del sector de la construcción.

Por ello, y a pesar de mantener su plan de negocio, Metrovacesa asegura que será "más conservadora" a la hora de lanzar nuevas promociones.

En paralelo, ha puesto el foco en la venta de promociones completas a inversores cualificados para que destinen las viviendas al alquiler, y en "acelerar" las ventas de suelo.

A cierre de 2019, la compañía tenía en distinta fase de desarrollo 136 promociones, que suman 7.962 viviendas, de las que 3.383 están en construcción. La cartera de preventas suma 2.131 pisos.