El presidente ejecutivo de General Electric Co, Larry Culp, dijo este lunes que el conglomerado tiene demasiada deuda y que venderá con urgencia activos para atacar este problema, lo que provocó un desplome de sus acciones de hasta un 10%.

Culp, quien asumió como CEO el 1 de octubre, dijo también en una entrevista con CNBC que el negocio energético de GE está cerca de tocar fondo después de más de un año de caídas de los ingresos y las ganancias. La unidad perdió US$631 millones en el último trimestre.

"No tenemos actualmente una prioridad mayor que bajar los niveles de apalancamiento", dijo Culp a CNBC. "Tenemos muchas oportunidades de hacerlo a través de la venta de activos".

Las acciones de GE bajaban 5,9% a US$8,07, tras caer más temprano por debajo de los US$8 por primera vez desde 2009.

GE está enfrentando crecientes preocupaciones por su alto ratio de deuda sobre capital propio de más de cuatro veces el promedio de la industria, o un 0,77%, según datos de Refinitv.

El ex presidente ejecutivo de GE John Flannery anunció hace un año un plan de venta de activos por US$20.000 millones, pero muchas de estas desinversiones aún no se concretan o no han aportado suficiente efectivo para alinear la deuda de la empresa con la de sus pares.