El director general de Nissan, Hiroto Saikawa, aseguró que la alianza con Renault es "crucial" y negó que se haya fraguado un complot en el seno del grupo japonés contra su antiguo "número uno", Carlos Ghosn.

Saikawa añadió que no hará nada para debilitar esa alianza. En una entrevista al diario económico francés "Les Echos" publicada este martes (15.01.2019), Hiroto Saikawa -que ha tomado las riendas de Nissan desde el encarcelamiento en Japón de Ghosn por sospechas de malversación y fraude fiscal- consideró "absurdo" que se pueda barajar un complot.

Subrayó que él fue "el primer sorprendido" por lo que ha dejado en evidencia la investigación interna que "es grave y contrario a la ética", y dijo no estar al corriente sobre los rumores de que Ghosn pretendía desembarazarse de él.

Es más, reconoció la calidad del trabajo realizado en 20 años para la recuperación de Nissan por el dirigente encarcelado: "pocas personas en el mundo habría sido capaces de hacer lo que hizo".

La entrevista se publicó el mismo día en que la justicia japonesa rechazó la demanda de liberación solicitada por Ghosn, que supone -si no tiene éxito un posible recurso- que seguirá entre rejas al menos hasta el 10 de marzo. 

Explicó que en el origen de todo está su decisión de reforzar el sistema interno de alertas en 2017 por unas inspecciones defectuosas de ciertos modelos de Nissan, para permitir que los empleados de forma anónima contaran disfunciones en la empresa.

Aunque dijo que respeta "perfectamente" la presunción de inocencia, justificó la destitución de Ghosn como presidente de Nissan, decisión unánime de su consejo de administración, por una cuestión de ética a la vista de lo que descubrieron.

Saikawa afirmó que entiende que Renault no haya tomado la misma decisión amparándose en la presunción de inocencia porque no ha tenido acceso al contenido completo del dosier de investigación, y se mostró convencido de que cuando lo tengan, "sacarán la misma conclusión que nosotros".

Preguntado sobre cómo fue posible que no se filtraran esos supuestos comportamientos irregulares que datan de hace más de 10 años, el ejecutivo japonés lo atribuyó a que Ghosn tenía "un gran crédito", era "muy respetado" en Nissan y había acumulado mucho poder en parte también porque representaba a Renault, el principal accionista.

Ilustración de juicio en Tokio, donde declaró Carlos Ghosn. (8.01.2019).

"Es un factor cultural que no excusa el fallo de vigilancia, pero que puede explicar que no hubiera una alerta antes", argumentó.

El consejero delegado de Nissan hizo hincapié en que la alianza con Renault es "una ventaja competitiva clave para nuestras empresas" y que no hará "nunca nada que pueda perjudicar o debilitar esta estructura, al contrario".

Señaló que no les plantea "ningún problema" que el Estado francés esté en el capital de Renault, que a su vez controla un 43 % de las acciones de Nissan y dijo que modificar la estructura accionarial "no es en absoluto la prioridad del momento".

"Lo importante ahora -precisó- es estabilizar las cosas y trabajar con confianza, no saber si Nissan debe poder ejercer derechos de voto en Renault", donde tiene a su vez un 15 %.

Para él, lo que cuenta es el aspecto operativo de la alianza. De las cuestiones de capital ya se hablará "con tranquilidad". No descartó que después de haber incorporado a Mitsubishi como tercer socio pueda llegar un cuarto.

La entrevista se publicó el mismo día en que la justicia japonesa rechazó la demanda de liberación solicitada por Ghosn, que supone -si no tiene éxito un posible recurso- que seguirá entre rejas al menos hasta el 10 de marzo.