Bruselas. Anheuser-Busch InBev (AB InBev), la mayor cervecera del mundo, anticipa una caída del 10% de su resultado bruto de explotación (Ebitda) en el primer trimestre de 2020, después de que en los dos primeros meses de 2020 haya bajado en US$170 millones en China, como consecuencia del impacto en su actividad del brote del coronavirus Covid-19.

Asimismo, la cervecera calcula que el efecto negativo del virus ha restado unos US$285 millones a sus ventas de los meses de enero y febrero como consecuencia de la "significativa bajada" de la demanda en China.

"En el primer trimestre de 2020 esperamos una caída del Ebitda de alrededor del 10% dado el impacto del Covid-19 en nuestros resultados y las dificultades comparables, especialmente en Brasil", ha indicado la compañía, advirtiendo de que la evaluación de la escala y magnitud del impacto del Covid-19 está sujeta a cambios en función de la evolución de la enfermedad.

De este modo, por el momento, AB InBev anticipa un crecimiento de su Ebitda de entre el 2% y el 5%, con la mayor parte del crecimiento concentrándose en la segunda mitad de 2020.

AB InBev informó de que en 2019 obtuvo un beneficio neto atribuido de US$9.171 millones, lo que representa una mejora del 110% en comparación con su resultado de 2018.

Por otro lado, AB InBev informó de que en 2019 obtuvo un beneficio neto atribuido de US$9.171 millones, lo que representa una mejora del 110% en comparación con su resultado de 2018.

No obstante, el beneficio atribuido subyacente de la cervecera se situó en 2019 en US$7.196 millones, un 11% menos que en 2018.

Entre los meses de octubre y diciembre, AB InBev registró un beneficio neto atribuido de US$114 millones, un 75% menos que en el mismo periodo de 2018, con una caída del 25% de las ganancias subyacentes, hasta US$1.729 millones.

Las ventas de la mayor compañía cervecera del mundo alcanzaron en 2019 los 52.329 millones, un 1,3% menos. En el cuarto trimestre, la facturación de la multinacional disminuyó un 3,3%, hasta 13.334 millones de euros.