Santiago. La empresa de espacios de almacenamiento de Chile, Aki KB minibodegas, puso en marcha un ambicioso plan de expansión que contempla inversiones por más de US$40 millones para los próximos 2 años.

Como parte de su estrategia, el operador de minibodegas adquirió a su competidor  Guarda Aquí, que cuenta con 7.000 m2 construidos y más de 500 bodegas ubicadas en la comuna capitalina de Macul.

Lea también: Bodegas logísticas, ganancias en la tormenta perfecta

La compra se sumó a dos nuevas instalaciones inauguradas a fines de este año en La Reina y Huechuraba, con lo que totaliza 11 sucursales en la capital chilena.

Aki KB minibodegas proyecta para el año 2022 tener más de 95.000 m2 construidos arrendables con altos estándares de tecnología y servicio para hacer frente a la crisis. 

De esta forma, Aki KB cuenta con 14 edificios de minibodegas y un total de 62.200 metros cuadrados arrendables en Chile. También con presencia internacional con una sucursal en San José de Costa Rica que cuanta con más de 5.000 m2.

Según el reciente reporte global de Mini Bodegas desarrollado por GPS Property, este es uno de los mercados que más se ha consolidado a nivel inmobiliario, tanto por la cantidad de proyectos, como por la sofisticación de sus servicios y su proyección a nivel geográfico.

“La demanda de minibodegas experimentó un aumento durante y post crisis social (de Chile), dada la inseguridad que rondaba en el ambiente. Ya en abril y en plena pandemia, con el aumento exponencial de las ventas online y la nueva tendencia de los Dark Stores, el negocio fue mejorando", destaca Arie Rezepka, fundador y gerente general de Aki KB Minibodegas.

El ejecutivo agrega además que cuenta con una tasa de ocupación del 85%, "lo que nos motiva a seguir creciendo, dando una solución concreta a las personas en esta nueva forma de vivir”.

Aki KB minibodegas proyecta para el año 2022 tener más de 95.000 m2 construidos arrendables con altos estándares de tecnología y servicio para hacer frente a la crisis. 

Las próximas instalaciones que ya han iniciado su construcción se emplazarán en las comunas Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, Ñuñoa y Macul, lo que sumarán 22.700 mts2 arrendables adicionales y 3.200 bodegas nuevas.

“Hoy les estamos entregando a nuestros clientes la protección, seguridad y flexibilidad necesaria para lograr optimizar sus inventarios según sus realidades puntuales en cada momento de la pandemia, lo cual finalmente se traduce en que nos permite terminar el año con números azules, pese a todos los inconvenientes y la crisis económica que ha afectado al país”, señala Rezepka.