Santiago.- La china Sichuan Fulin Transportation Group abandonó un proyecto para fabricar piezas de vehículos eléctricos en Chile, dijo el jueves la agencia estatal de desarrollo Corfo, lo que deja en muy mal estado los esfuerzos del país sudamericano para desarrollar una industria local de baterías.

Fulin y otros dos inversionistas corporativos ganaron en 2018 una subasta del gobierno chileno para un codiciado suministro de litio durante 27 años. A cambio, las compañías dijeron que construirían fábricas de partes de baterías en el desierto en el norte de Chile.

Pero esos planes comenzaron a desmoronarse el mes pasado cuando la surcoreana Posco dijo que estaba abandonando una empresa conjunta con el gigante de la electrónica Samsung SDI para construir una fábrica en Chile.

El tercer ganador, la empresa química chilena Molymet, también abandonó su proyecto.

Los acuerdos se habían articulado en torno al mayor productor mundial de litio, Albemarle , que para obtener un alza en su cuota de producción se le impuso como condición vender parte a precio preferencial a estas fábricas de componentes. Pero la expansión de Albemarle se ha visto obstaculizada en parte por escollos tecnológicos y regulatorios.

Antecedentes. En marzo de 2018, el gobierno chileno reveló una gran noticia: inversionistas extranjeros, incluido el gigante de electrónica surcoreana Samsung, construirían en el país tres fábricas para producir piezas de baterías para vehículos eléctricos.

A cambio de contribuir con el país sudamericano, el segundo mayor productor mundial de litio, a desarrollar valor agregado las firmas tendrían un suministro garantizado a precios seductores por casi tres décadas.

Pero ese arreglo se está desmoronando.

El gobierno ha fallado en su promesa, según documentos internos de licitaciones y escritos normativos de una agencia estatal de fomento, revisados por Reuters.

La chilena Molymet, que planeaba construir una fábrica de partes de baterías, anunció hace pocas semanas que abandonaría sus planes sin explicar detalles. Esto ocurre tras una decisión similar de la surcoreana POSCO.

POSCO, que planeaba asociarse con Samsung SDI en una de las fábricas, se retiró el mes pasado de la empresa conjunta, alegando preocupaciones sobre el insumo. Samsung dijo a Reuters que revisa el proyecto.

Los acuerdos se habían articulado en torno al mayor productor mundial de litio, Albemarle <ALB.N>, que para obtener un alza en su cuota de producción se le impuso como condición vender parte a precio preferencial a estas fábricas de componentes.

Pero la expansión de Albemarle se ha visto obstaculizada en parte por escollos tecnológicos y regulatorios. La minera con sede en Estados Unidos se enfrentó al gobierno de Chile por la forma de calcular el precio preferencial que pagarían por su litio.

Y además no produce hidróxido de litio en el país, el tipo de insumo requerido por POSCO-Samsung.

Aunque posee las mayores reservas mundiales del "oro blanco", Chile no ha capitalizado su potencial.