Ciudad de México. La adjudicación de contratos de la cuarta subasta de largo plazo para suministro de electricidad, potencia instalada y certificados de energía limpia (CEL), tendrá lugar este miércoles 14 de noviembre con la participación de cinco suministradores distintos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuyos requerimientos pasaron de 9% en el 2017 a poco más de 30% del equivalente de energía que solicita la estatal.

Sin embargo, los contratos para nueva capacidad predominantemente renovable continuarán entregándose sin una cámara de compensación operada por una entidad distinta al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y en medio de pendientes para la próxima administración.

Asier Aya, director para las Américas de la División Internacional de Energía de la china Jinko Solar, aseguró durante su participación en el Energyear México que para futuras subastas espera que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) implemente mecanismos que permitan una selección más depurada de los proyectos ganadores, ya que muchos participantes, particularmente de la segunda y tercera subasta, llevan atrasos considerables en la construcción de sus proyectos porque se encuentran en búsqueda de créditos, ya que ganaron sin contar con esquemas financieros sólidos.

David Calderón, gerente asociado de Desarrollo de Negocios de la División de Energía Renovable en la francesa EDF, consideró en el mismo foro que las subastas podrían ser más eficientes al ejecutarse con menores costos en menos tiempo si se precalificara a jugadores que ya cuentan con experiencia probada en subastas anteriores y que incluso ya operan sus proyectos.

En esta cuarta licitación se redujo en 14% el volumen de energía requerido y en 32% el precio máximo en que se comprará la energía, mientras que en energía acumulable bajó 29% el volumen solicitado con un precio similar, además de que en CEL se redujo igualmente 29% el volumen solicitado y 9% el precio máximo al que se comprará, en comparación con la subasta de noviembre del 2017.

Como compradores para este cuarto proceso se inscribieron seis empresas: CFE Suministrador de Servicios Básicos, Iberdrola Clientes, Servicios de Energía México Syem, Menkent, FSE Suministradora Fénix y Tuto Energy Trading.

Como compradores para este cuarto proceso se inscribieron seis empresas: CFE Suministrador de Servicios Básicos, Iberdrola Clientes, Servicios de Energía México Syem, Menkent, FSE Suministradora Fénix y Tuto Energy Trading.

Sin cámara de compensación. Desde la tercera subasta se estipuló que arrancaría operaciones una cámara de compensación como contraparte tanto de compradores como de vendedores concentrando los contratos y garantías de cumplimiento para repartir riesgos.

En noviembre, el Cenace inició su operación y aunque este año se llevó a cabo una licitación para un operador distinto, el proceso quedó desierto, por lo que para la cuarta subasta dicho instrumento continuará en las manos de Marcos Valenzuela y Guillermo López, dentro del Cenace.

“Hoy la cámara de compensación existe y la opera el Cenace, nos hubiera encantado poder tener una licitación más robusta para que la operara un tercero. La licitación se hizo, era la primera en su tipo y por una cuestión operativa-administrativa se tuvo que declarar desierta”, explicó al respecto Víctor Hugo Luque, director general de Supervisión de Empresas del Estado de la Secretaría de Energía.

El funcionario detalló en entrevista, que esperan que la próxima administración concluya con esta licitación para que un tercero administre esta cámara para futuras subastas. Por lo pronto, se presentaron cuatro interesados: la Bolsa Mexicana de Valores, dos bolsas europeas y una canadiense, de mercados energéticos y servicios financieros, pero finalmente no presentaron propuestas atractivas.

Según la Secretaría de Energía, de entrar en funciones la cámara no generará aumentos en el precio de la energía ya que incluso generará costos menores.

Requerimientos de la cuarta subasta. Para la cuarta subasta de largo plazo para generación renovable que se lleva a cabo en México, en el caso de la adquisición de potencia para las 100 horas de mayor demanda durante los años de la vigencia de los contratos, CFE requiere 1.108 megawatts hora, a un precio máximo de 930.000 pesos (US$45.918) por megawatt hora, para el Sistema Interconectado Nacional, además de 220 megawatts hora a un precio máximo de 1 millón 100.000 pesos (US$54.312) para Baja California y 79,05 megawatts hora al año a un precio de 2 millones 45.000 pesos (US$100.971) por megawatt hora para Baja California Sur.

Además, solicita 3 millones 901.367 megawatts hora por año a un precio máximo de 750 pesos (US$37) por megawatt hora de energía acumulable y un total de 3 millones 901.367 certificados de energía limpia (CEL) a un precio máximo de 367 pesos (US$18) por CEL.