Cuando partieron con una investigación de mercado para poner en marcha un proyecto de educación y capacitación online, los fundadores de MineClass no sospechaban que iban a ser precursores en la región de un servicio con foco en el mundo minero. Fue en la marcha que se dieron cuenta que en Chile y en Perú -donde también tienen una alta tasa de alumnos en sus cursos online- no existía otra oferta que les permitiera a los profesionales alcanzar un upgrade en sus carreras.

-¿Cuál fue el nicho de mercado que detectaron para dar inicio a MineClass?

-Vimos que a las personas que trabajan dentro de faenas mineras, o los profesionales que trabajan para la industria de la gran minería, no poseían productos por sus horarios tan cambiantes; les complicaba tener un tiempo exclusivo para la capacitación. Pero si tenemos en cuenta que una persona que trabaja en minería debe capacitarse como mínimo unas 32 horas al año, más o menos, lo cual es una cifra bastante elevada, entonces necesitan capacitarse de forma constante para realizar sus funciones.

-Chile posee una industria minera sólida. Se pensaría que esa necesidad ya estaba cubierta...

-Sí, Chile posee una industria minera de nivel mundial, eso sin duda, pero el rubro también es bien tradicional, a veces reticente a cambios. De hecho, aún existe un gran número de soluciones tecnológicas que se ya se aplican en otras industrias productivas, y que aún no se aplican a la minería. Esto se explica a veces por el tema cultural dentro de este rubro. La minería chilena es reticente a proponer soluciones basadas en tecnología, no sin antes ver su real funcionamiento.

-¿Y cómo ha evolucionado la educación online dentro de la industria minera?

-Ha ido evolucionando de la mano de la evolución que también ha tenido la educación online. Cuando comenzamos y hablamos de educación online, muchas veces había que explicar de qué se trataba con detalle; mientras hoy ya su exposición es más fácil. El avance de las tecnologías también ha servido para potenciar esta experiencia. Cuatro años atrás realizar una clase en vivo, de forma online, era bien complicado, mientras que hoy la puedes realizar hasta con tu smartphone.