Bogotá. El Gobierno de Colombia podría llevar adelante una intervención sin precedentes en las tarifas de los oleoductos, que los productores privados han criticado por ser demasiado altas, dijo este miércoles el presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

Las empresas petroleras privadas del país se han visto muy afectadas por la caída de los precios en medio de una crisis mundial causada por la propagación del coronavirus.

La Asociación Colombiana de Petróleo (ACP) se quejó recientemente de las excesivas tarifas de transporte por los oleoductos, que están controlados por Cenit, una subsidiaria de la empresa estatal Ecopetrol.

"El Gobierno sí está considerando una intervención en las tarifas", dijo el presidente de la ANH, Armando Zamora, durante un evento virtual para la conferencia de energía del Instituto de las Américas en La Jolla. "Esto es muy complicado, (sería) la primera vez que algo así sucede".

La ACP rechazó en abril una oferta de financiación de los costos de transporte por los oleoductos y aseguró que sólo conduciría a mayores costos más adelante.

Cenit ofreció a los productores pagar la mitad de la tarifa durante mayo y junio, un periodo de gracia durante julio y agosto, e iniciar el pago de la otra mitad a partir de septiembre.

Zamora aseguró que una intervención de tarifas sería legítima, pero advirtió que encontraría resistencia. "Habrá repercusiones", señaló. "El gobierno se está preparando para el litigio".

Aunque Zamora no especificó quién podría emprender acciones legales, un portavoz de la ANH dijo que los operadores que habían acordado contratos con Cenit han considerado la posibilidad de entablar demandas.

El Ministerio de Energía de Colombia confirmó a Reuters que está examinando cómo se calculan las tarifas de los oleoductos. En tanto, Zamora aseguró que el desarrollo de los pilotos de fracking avanza a pesar del impacto de COVID-19 en los precios del petróleo.

"El cronograma continúa, y el interés de las compañías sigue ahí", afirmó. "El interés, los preparativos, el plan, la organización está hasta ahora en camino para tener el inicio de los proyectos piloto el próximo año".

La extracción comercial de petróleo y gas de yacimientos no convencionales por la técnica de fracturación hidráulica, actualmente prohibida en Colombia, es objeto de una larga disputa judicial. Se ha permitido que los proyectos pilotos avancen mientras el más alto tribunal administrativo del país examina el caso.

Se esperaba que el Consejo de Estado decidiera si permitir o no el desarrollo de proyectos de hidrocarburos no convencional durante el primer semestre de este año, pero los lapsos se han extendido como consecuencia de la pandemia, dijo un portavoz del cuerpo.