El proyecto de minería de cobre Quebradona de AngloGold Ashanti en el noroeste de Colombia se retrasará por la decisión de archivar el trámite de licencia ambiental, que no constituye una negación, dijo el martes la empresa.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) anunció este lunes su decisión de archivar el trámite para autorizar la operación del proyecto Quebradona ubicado en zona rural del municipio de Jericó, en el departamento de Antioquia.

La empresa dijo en un comunicado que aún no ha sido notificada de la decisión por lo que desconoce los detalles, pero un portavoz aseguró que si demorará el proyecto.

La ANLA anunció que tomó la decisión de archivar la solicitud de licencia con base en consideraciones técnicas que incluyen la definición del área de influencia, la caracterización de los componentes hidrogeológico, hidrológico, de geotecnia y biótico, así como el depósito de residuos de la actividad minera.

"El archivo es una decisión que implica que la autoridad estima que no le es posible pronunciarse de fondo sobre la solicitud de licencia y permite el espacio para volver a presentar la solicitud de licencia, una vez que la supuesta información faltante sea completada y presentada, para una nueva evaluación por parte de la autoridad", dijo AngloGold Ashanti.

La licencia ambiental de la ANLA es la última autorización que requiere la empresa para poner en operación el proyecto.

Por su parte, la Asociación Colombiana de Minería aseguró que la decisión de la autoridad ambiental retrasa la diversificación de la matriz minera y envía un mal mensaje a los inversionistas extranjeros.

El Gobierno del presidente Iván Duque impulsa la diversión de la matriz minera del país a metales como el oro y el cobre, para dejar la dependencia del carbón, uno de sus principales productos de exportación y fuente de importantes recursos financieros de la cuarta economía de América Latina.

La ACM reveló que el proyecto de Quebradona preveía una inversión de 5,2 billones de pesos (US$ 1.379,3 millones) en la fase de construcción y la generación de 3.000 empleos.

Aunque AngloGold Ashanti no estaba realizando exploración minera en el sitio, un estudio previo estableció que el área tiene alrededor de 5 millones de toneladas de reservas de cobre.

La empresa, que puede presentar un recurso de reposición, aseguró que cuenta con un estudio de impacto ambiental riguroso y exhaustivo por lo que cuenta con todos los demás permisos y licencias requeridos para iniciar la ejecución del proyecto.

La exploración en la zona del proyecto enfrentó una fuerte oposición local similar a los que obligó a la compañía a abandonar en 2017 un proyecto de oro de US$ 2.000 millones cerca al municipio de Cajamarca, en el departamento del Tolima, tras una consulta popular que prohibió la minería en la región.

El trabajo de exploración en Quebradona se detuvo brevemente en 2019 antes de que una autoridad ambiental regional autorizara su continuidad.

Los proyectos mineros colombianos deben tener aprobación ambiental, así como otros permisos de las comunidades para avanzar. El proceso de concesión de licencias puede demorar años.