Bogotá. Colombia propuso este jueves a los productores de café aumentar la renovación de cafetales a 100.000 hectáreas anuales para subir la productividad y alcanzar en 2024 una cosecha de 17 millones de sacos de 60 kilos, más de un 20% desde los niveles actuales.

El país sudamericano, el primer productor mundial de arábigo lavado que tiene 880.000 hectáreas cultivadas con café, renueva anualmente alrededor de 80.000 hectáreas de cafetales, menos de un 10% del área cultivada.

"Nosotros proponemos que hagamos 100.000 hectáreas por año con la idea de aumentar la productiva que en este momento está en alrededor de 18,7 sacos por hectárea y llevarla a 22 para que ojalá podamos llegar a 17 millones de sacos con la misma área", dijo a periodistas el ministro de Agricultura, Andrés Valencia.

"Tener un parque joven nos va a permitir mantener la oferta exportable que necesita Colombia para seguir siendo un actor importante en los mercados internacionales", agregó.

El ministro, sin revelar una cifra del costo que tendría la renovación de las 100.000 hectáreas anuales, aseguró que la financiación del programa se haría en parte con recursos provenientes de créditos subsidiados a los cafeteros.

Sin embargo, de acuerdo con cálculos de caficultores, el costo de ese plan de renovación podría oscilar entre US$25,5 millones y US$30 millones anuales.

Valencia también planteó la posibilidad de que los US$31,6 millones que destinó el gobierno en agosto para auxiliar a los productores de café y reducir el impacto de la crisis provocada por los bajos precios del grano, se destinen a un fondo de estabilización. La mayoría de esos recursos no se desembolsaron por la recuperación de las cotizaciones.

Colombia, el tercer productor mundial de café después de Brasil y Vietnam, terminará este año con una cosecha de alrededor de 13,8 millones de sacos de 60 kilos y espera elevarla en 2019 a por lo menos 14 millones de sacos.