Bogotá. El oleoducto colombiano Trasandino sufrió un nuevo ataque con explosivos que provocó un incendio pero no víctimas fatales ni heridos, informó el martes la estatal Ecopetrol, un hecho que las autoridades militares atribuyeron a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El ataque, que no interrumpió las exportaciones ni la producción de crudo en los campos que operan varias empresas cerca de la frontera con Ecuador, se registró el lunes en la noche cerca al municipio de Barbacoas, en el departamento de Nariño, en el suroeste del país.

"El atentado provocó un incendio que ya fue sofocado y que, por fortuna, no dejó víctimas fatales pese a que se produjo cerca a una zona poblada", dijo Ecopetrol en un comunicado.

Fuentes del Ejército atribuyeron el atentado a guerrilleros del ELN, conformado por más de 2.000 combatientes y considerado como una organización terroristas por Estados Unidos y la Unión Europea. El grupo rebelde acostumbra a atacar la infraestructura petrolera en protesta por lo que denomina injerencia de empresas multinacionales en el país.

El oleoducto de 306 kilómetros de longitud tiene capacidad para transportar a diario unos 85.000 barriles de crudo que se producen en los campos del departamento del Putumayo, hasta el puerto de Tumaco, en el Océano Pacífico, desde donde se exporta.

En lo que va de 2019 el oleoducto ha sido blanco de tres ataques, mientras que el año pasado sufrió 16, según estadísticas de Ecopetrol.