América Latina y el Caribe representan el 2,2% de los casos confirmados de coronavirus en todo el mundo, según la Universidad Johns Hopkins, pero las empresas y los consumidores ya han comenzado a sentir el impacto del virus a medida que los gobiernos intentan contener la pandemia y mitigar posibles recesiones económicas. Esto es lo que necesitas saber.

Negocios. La llegada del coronavirus a América Latina envió ondas de choque en todas las empresas. Desde que Brasil informó su primer caso confirmado el 26 de febrero, la moneda del país perdió más del 20% de su valor. En medio de la creciente preocupación por la pérdida de empleos en Estados Unidos y la controversia en torno a la respuesta del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, el peso de ese país cayó un 1,8% a un nuevo mínimo histórico de 24,86 pesos por dólar al 22 de marzo.

En Chile, Colombia y Perú, más de dos tercios (68,7%) de los ejecutivos de negocios encuestados por DNA Human Capital del 12 al 16 de marzo dijeron que creen que el coronavirus afectará en gran medida los resultados de su compañía a largo plazo. Los tres países representan una cuarta parte (25,3%) de los casos confirmados de coronavirus en América Latina.

La encuesta de DNA Human Capital también encontró que los ejecutivos de negocios en Latinoamérica están tomando varias medidas preventivas. Aproximadamente el 80,7% de los encuestados ha dejado de saludar a las personas con un beso o un apretón de manos, el 57,3% ha suspendido las reuniones y eventos en persona, el 48,2% ha cancelado los viajes y el 38,0% ha implementado una política de trabajo desde el hogar.

Las empresas de comercio electrónico como MercadoLibre también están experimentando cambios. En respuesta a la pandemia, las políticas de cuarentena y la creciente demanda de los consumidores por necesidades básicas, la compañía anunció que renunciaría a sus tarifas a los vendedores de productos de necesidades básicas hasta fines de marzo.

"Es muy probable que el comercio electrónico continúe creciendo a medida que los consumidores dejen de permitir que razones como no poder ver o tocar el producto sean un elemento disuasorio para no realizar una compra digital", dijo Sebastián Corzo, líder de dominio creativo de Kantar.

MercadoLibre dijo que "esto afectará las comisiones de más de 21.000 vendedores que actualmente venden más de 252.000 productos básicos de limpieza, higiene personal y alimentos no perecederos" en América Latina.

Desde la publicación de este artículo, MercadoLibre ha informado que sus ventas de farmacia y hogar y lavandería en México aumentaron 114% y 403%, respectivamente.

Los consumidores. En Brasil, donde se encuentra el 26,4% de los casos confirmados de coronavirus en la región, la pandemia ha interrumpido rápidamente las rutinas y los hábitos de compra de los usuarios de Internet. Un estudio de marzo de 2020 realizado por el Instituto QualiBest descubrió que el 20,0% de los usuarios de Internet de Brasil dejaron de comprar productos en línea de China. Casi la misma cantidad dejó de ir a eventos cerrados (19,9%) y al aire libre (17,8%).

Brasil es el mercado minorista de comercio electrónico más grande de América Latina, por lo que este cambio en el comportamiento está afectando el comercio electrónico transfronterizo, es decir, para los comerciantes que venden sus productos y servicios en plataformas como AliExpress, ya que los consumidores optan por comprar a jugadores nacionales en el corto plazo.

A medida que la situación en China mejora lentamente, los comerciantes que venden sus productos en los mercados de Alibaba se mantuvieron optimistas sobre las oportunidades comerciales y el uso de los consumidores durante el resto del año, a pesar de los retrasos en las entregas, los estrechos flujos de efectivo y la disminución de pedidos y clientes.

"Estamos constantemente monitoreando la situación e implementando iniciativas para apoyar a los comerciantes y pequeñas empresas en nuestra plataforma", dijo Ken Huang, jefe de América Latina para AliExpress en Alibaba Group. "Algunas entregas pueden verse afectadas, pero estamos trabajando duro para minimizar cualquier inconveniente para nuestros clientes en Brasil y en otras partes de la región".

En Argentina, el miedo y la incertidumbre que rodean al coronavirus continúan aumentando. Incluso antes de que Argentina anunciara una cuarentena obligatoria del 20 de marzo al 12 de abril, los usuarios de Internet comenzaron a alterar rápidamente sus rutinas y hábitos de compra.

Según una encuesta realizada por Kantar entre el 12 y el 14 de marzo, el 87% de los usuarios de Internet en Argentina de entre 18 y 65 años dijeron que estaban comprando, o planeaban comprar, más artículos de limpieza doméstica y de higiene personal. Alrededor del 44% de los encuestados dijeron que estaban comprando, o planeaban comprar, más artículos en línea para evitar ir a una tienda física.

 

"Es muy probable que el comercio electrónico continúe creciendo a medida que los consumidores dejen de permitir que razones como no poder ver o tocar el producto sean un elemento disuasorio para no realizar una compra digital", dijo Sebastián Corzo, líder de dominio creativo de Kantar.

Para las empresas que ya venden en línea, esta situación puede ser una oportunidad siempre que puedan garantizar la eficiencia logística. "Ahora es el momento de estar cerca del consumidor y cumplir sus promesas como compañía", dijo Corzo. "Por eso es clave asegurarse de que sus envíos lleguen de manera oportuna con tarifas de envío que no son demasiado costosas para los clientes".

De hecho, las ventas de comercio electrónico B2C en Argentina han mantenido un crecimiento constante de dos dígitos año tras año a pesar de una inflación igualmente debilitante de dos dígitos. Según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), las ventas de comercio electrónico B2C de Argentina crecieron un 75,5% en 2019, alcanzando un valor de mercado de ARS373.840 millones (US$6.820 millones).

*Con información de Matteo Ceurvels, analista de eMarketer.