Ciudad de México. México pagó un monto récord de US$18.966 millones para importar gasolinas el año pasado, lo que explicó 81,7% del déficit petrolero total, revelan datos del Banco de México.

Así, el déficit de productos petroleros alcanzó un monto histórico de US$23.190 millones en 2018, monto que representó el cuarto año consecutivo en esta situación, en el cual las gasolinas explicaron el 127% del déficit en 2015, el 88,6% en 2016, y el 79,3% el año pasado.

Cabe recordar que de acuerdo a cifras de la Secretaría de Energía, el año pasado el 78% de las gasolinas que se consumieron en el país provinieron del exterior, lo que representó la cifra más alta de la historia, ocasionada por la debilidad del Sistema Nacional de Refinación, que opera apenas a menos de 40% de su capacidad.

El desequilibrio en la balanza petrolera del país también obedeció a los déficits que se registró el comercio de diesel, que fue de US$9.688 millones en 2019, de gas natural con US$7.297 millones, y de gas LP con US$2.663 millones, que fueron parcialmente compensado por las exportaciones de petróleo crudo del país, que alcanzaron los US$26.483 millones.

Cabe recordar que durante 2017 y 2018, se ha presentado un fenómeno de que la balanza comercial petrolera es la que ocasiona el déficit comercial total del país, contrarrestando con ello el superávit comercial en productos no petroleros como los agropecuarios, extractivos y manufactureros, cuando históricamente era la balanza petrolera la que ayudaba a equilibrar el déficit de bienes no petroleros.

Así, en 2017 el superávit no petrolero de US$7.341 millones lo neutralizó el déficit petrolero, que fue de US$18.309 millones, lo que ocasionó que la balanza total comercial tu-viera un desequilibrio de US$10.698 millones.

Por su parte, el año pasado el balance positivo extractivo, agropecuario y manufacturero fue de US$9.485 millones, que fue opacado por el balance negativo de bienes petroleros por US$23.190 millones, lo que ocasionó un desbalance comercial total de US$13.704 millones.