Bogotá. El Ministerio de Minas y Energía y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) lanzaron un proyecto que busca eliminar el uso del mercurio en el la minería pequeña y de subsistencia en 11 municipios de Cauca, Antioquia y Bolívar. Esto un año después de que se prohibiera el uso en la actividad minera legal, es decir, donde se tramitan títulos de explotación.

Se calcula que la iniciativa beneficiará directamente a 2.000 mineros e indirectamente a casi 300.000 personas al evitar el uso de al menos 20 toneladas de mercurio en los próximos cuatro años, teniendo en cuenta que según Minminas en 2014 se estableció un consumo de 193 toneladas de mercurio al año con fines mineros: 105 toneladas para operaciones legales y 88 toneladas para operaciones por fuera del marco de la ley.

Bajo el nombre de GEF GOLD, se priorizaron zonas que tuvieran producción aurífera, consumo de mercurio, legalidad, puntos calientes por emisiones de mercurio identificados en aire, suelo y agua, y reportes de intoxicación por mercurio.

Así entraron en la lista los municipios de Buenos Aires, Suárez, Timbiquí y Guapi (Cauca), Segovia, Tarazá y Cáceres (Antioquia) y Tiquisio en el sur de Bolívar, junto con otras tres pequeñas ciudades del departamento que están por definirse.

Entre las acciones del proyecto se destaca que se instalarán tres plantas de beneficio fijas, una en cada departamento, y seis más estarán rotando por los municipios priorizados para la transferencia de conocimiento y capacitación de los mineros en buenas prácticas.

En la minería de subsistencia se estima un consumo promedio de siete gramos de mercurio por cada gramo de oro producido. La eliminación de este material garantiza aumentar hasta en 30 puntos el porcentaje de recuperación de oro en el proceso de beneficio, para lograr recuperaciones entre el 70% y 90% en promedio.

El proyecto, que cuenta con la participación del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y el Ministerio de Salud y Protección Social, es financiado por del Fondo Global para el Medio Ambiente (GEF) con US$6 millones y quedó en firme desde enero de este año.

Entre los frentes definidos para trabajar aparecen: el desarrollo de mejores prácticas en el beneficio aurífero que contribuyan con el cuidado de la salud de los mineros y del ambiente, el fortalecimiento institucional, la inclusión financiera y el aumento de la legalidad en el sector.  Adicionalmente, el proyecto realizará una intervención con enfoque diferencial y de género en tres organizaciones de mujeres mineras.

“De esta forma, se impactará a 292.697 beneficiarios indirectos de los municipios priorizados (141.924 mujeres y 150.773 hombres) ya que tendrán menos exposición al mercurio”, destacó la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, al tiempo que aseguró que buscan proteger a las comunidades y el medio ambiente con altos estándares y sostenibilidad mientras se generan beneficios y oportunidades para las regiones.

Según Jimena Puyana, gerente nacional de Ambiente y Desarrollo Sostenible del PNUD, resaltó que la minería de oro artesanal y en pequeña escala es una fuente de empleo para 10 o 20 millones de mineros en más de 80 países, que producen aproximadamente el 20 % del oro del mundo. 

"Facilitar la aplicación de las mejores prácticas ambientales es indispensable para el bienestar de las poblaciones rurales que dependen para su sustento de esta actividad que es la mayor fuente de contaminación mundial por mercurio en el mundo, ya que representa más de un tercio de las emisiones globales", afirmó.

En la minería de subsistencia se estima un consumo promedio de siete gramos de mercurio por cada gramo de oro producido. La eliminación de este material de la actividad no solo evita la contaminación ambiental y problemas de salud, sino que además garantiza a los mineros aumentar hasta en 30 puntos el porcentaje de recuperación de oro en el proceso de beneficio, para lograr recuperaciones entre el 70% y 90% en promedio.

Por su parte, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano, destacó el impacto que puede tener la iniciativa en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. "Con este proyecto estamos recogiendo todas las experiencias que se vienen realizando de tiempo atrás de forma exitosa y que nos han dado ejemplos de cómo se puede realizar la actividad cumpliendo estándares ambientales", indicó.

En los últimos años, las acciones del Ministerio de Minas y Energía han conseguido la eliminación del uso de cerca de 90 toneladas de mercurio al año a partir de la transferencia de técnicas de producción más limpia en 76 plantas y 42.700 barequeros.