Río de Janeiro. El sector aéreo brasileño sufrirá una caída del 40% en los ingresos este año como consecuencia del nuevo coronavirus (COVID-19), mientras que se perderán 61.500 empleos, según divulgó la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés).

La entidad, que reúne las 300 mayores aerolíneas del mundo, aseguró que las empresas brasileñas del sector aéreo perderán US$7.700 millones este año en comparación con 2019 debido al COVID-19.

Por otra parte, el impacto de la reducción del sector aéreo en la economía brasileña llegará a ser de US$4.650 millones, considerando que el sector tiene un papel relevante en el transporte de cargas de alto valor, como electroelectrónicos y productos farmacéuticos.

Apenas en la cadena que envuelve el sector aéreo, como aeropuertos, área de producción y mantenimiento de aviones y motores, la IATA espera que Brasil tenga unas pérdidas de US$1.690 millones este año.

Igualmente, se prevé que el sector aéreo pierda este año 61.500 empleos directos.

En una teleconferencia con periodistas este jueves, el vicepresidente regional de IATA para América, Peter Cerdá, dijo que entre todos los países de la región, apenas Brasil y México mantienen todavía vuelos domésticos e internacionales "pero no sabemos hasta cuando continuarán siendo operados porque las restricciones de tráfico aéreo aumentan cada día".

Cerdá explicó que el COVID-19 "afectó a todos los países, en distintos niveles. La cuestión ahora es garantizar la sobrevivencia de las empresas aéreas en los próximos meses para que existan en el momento en que la economía vuelva a recuperarse", comentó.

Las tres principales aerolíneas de Brasil, (Latam, Gol y Azul) anunciaron todas ellas un corte de sus vuelos, tanto domésticos como internacionales, durante el COVID-19.