Londres. El crudo caía más de 1% este jueves tras repuntar un 8% en la sesión anterior, ya que la ansiedad por un exceso de suministro y por lo alicaído de la economía global presionaba al mercado, aun cuando el avance de las bolsas ofrecía algo de apoyo a los precios.

El Brent tuvo una baja de US$1,67, o un 3,1%, a un piso de US$52,80 por barril antes de repuntar a US$53,49 por barril. El West Texas Intermediate de Estados Unidos llegó a perder US$1,30, a US$44,92 por barril, y a las 1035 GMT registraba un declive de 77 centavos, a US$45,45 por barril.

El petróleo tocó techos de varios años a comienzos de octubre pero ahora se encamina a mínimos de 18 meses. Ambos referenciales han perdido más de un tercio de su valor desde inicios de octubre y cerrarían el año con descenso de más de 20%.

El exceso de oferta se ha combinado con una decaída confianza de los inversores en otros tipos de activos, lo que genera un mercado pesimista para el barril.

Los mercados de acciones repuntaron este miércoles luego de que el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intentó impulsar la confianza de los inversores.

Más tarde en la sesión se divulgarán las cifras de inventarios petroleros en Estados Unidos del Instituto Americano del Petróleo (API), mientras que los datos oficiales de la Administración de Información de Energía (EIA) se conocerán este viernes.

Un sondeo de Reuters estimó que las existencias de crudo en Estados Unidos descendieron en 2,7 millones de barriles en la semana al 21 de diciembre.