El mercado de fideicomisos de inversión en bienes raíces (Fibras) sigue atrayendo a más participantes. Hoy hay cuatro empresas que están en la antesala para hacer su debut en la Bolsa Institucional de Valores (Biva).

Mediante su oferta pública, las emisoras en su conjunto esperan captar más de unos US$ 677 millones (14.000 millones de pesos mexicanos) y ofrecer exposición a nuevos sectores de los bienes raíces en México que hasta hoy no está representado entre los fibras listados en el mercado de valores.

Los nuevos segmentos inmobiliarios en los que participan estos fideicomisos son vivienda institucional en renta bajo la propuesta de Fibra HAUS y Fibra Multifamily; así como el agroindustrial con Agrofibra y en la edificación con un enfoque sostenible está Fibra ECO.

Los Fibras son instrumentos de inversión que surgieron hace 10 años. Actualmente hay 16 listadas en la Bolsa de valores del país. Primordialmente se dedican al arrendamiento de oficinas, centros comerciales, naves y parques industriales, así como hoteles y planteles educativos.

Pronto nuevos jugadores

Fibra HAUS buscará llevar a Bolsa la opción de invertir en el negocio de vivienda en renta. Con la venta de sus certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios tiene el propósito de captar hasta unos US$ 121 millones (2.500 millones de pesos mexicanos).

No obstante, su salida a Bolsa proyecta sea para el próximo año y destinará los recursos para desarrollar nuevos proyectos, iniciando en la Ciudad de México y en Querétaro, ciudades relevantes para el negocio inmobiliario y con alto potencial de crecimiento en vivienda en renta de los segmentos medio y residencial.

En el mismo segmento de negocio llegará Fibra Multifamily, que desde octubre del 2020 presentó su solicitud y la información más reciente muestra que su fin es captar capital entre el público inversionista por hasta cerca de US$ 111 millones (2.300 millones de pesos mexicanos).

Incluso, en un documento contemplaba que su debut en el mercado de valores sucedería en este mes de noviembre y su plan es adquirir y desarrollar inmuebles de vivienda vertical en renta. En la misma presentación se lee que en México hay 33 millones de viviendas habitadas que cubren todos los segmentos de las cuales 5,1 millones son rentadas.

Agrofibra muestra, en una presentación a inversionistas, que prevé levantar hasta US$ 292 millones (6.037 millones de pesos mexicanos), incluyendo la opción de sobreasignación y colocaría sus papeles este mismo mes.

El nuevo fibra tiene como enfoque “adquirir bienes inmuebles destinados preponderantemente a la actividad agroalimentaria, a servicios relacionados o complementarios en el sector y para usos corporativos generales”.

A finales de septiembre pasado, Fibra ECO hizo público sus planes de listado en Bolsa. Con su lanzamiento estima captar US$ 180 millones (alrededor de 3,738 millones de pesos mexicanos).

Este será el primer vehículo de inversión de impacto ambiental en México, por lo que su propuesta es adquirir edificios en arrendamiento para enverdecerlos, al aplicar eficiencias en su operación, realizar actualizaciones (retrofits) con la implementación de nuevas tecnologías y logrando su certificación EDGE.