Cuatro empresas construyen las obras de la primera etapa del puerto de aguas profundas de Posorja, concesión que el Ministerio de Transporte le entregó en 2016 a la compañía DP World Posorja por 50 años.

En ese lapso, la empresa dubaití prevé invertir US$1.200 millones. Entre 2017 y 2018 se asignaron US$269 millones para tres obras. La mayor parte de esos recursos (US$240 millones) fueron adjudicados por DP World Posorja a dos firmas extranjeras, una china y otra belga, y los otros US$29 millones se destinaron a una compañía ecuatoriana-costarricense. También se subcontrató a una empresa quiteña, pero esta no reveló el monto de las obras.

De las subcontratistas, la firma China Harbour Engineering (CHEC), representada por Nelly Durango, trabaja en la edificación de la terminal, el muelle y el patio de contenedores, por US$140 millones.

En septiembre, la base de la estructura del muelle tenía unos 200 pilotes de hasta 35 metros de profundidad colocados a 30 metros de la orilla.

Los trabajos de las subcontratistas, en octubre, representaban para DP World un avance del 66 % de la primera fase del nuevo puerto, fase que se prevé concluir en julio del 2019.

El muelle, de 400 metros de longitud, tendrá la capacidad de recibir a buques con 15 mil contenedores desde julio, fecha prevista para las operaciones. La China CHEC, según Jorge Velásquez, gerente de DP World, ganó el concurso internacional que hizo la matriz de Dubái: “Ellos reciben las propuestas a nivel internacional y local. Con CHEC ya hemos trabajado en otras terminales”.

La terminal de Posorja se levanta también con las obras de otra subcontratista: la belga Flanders Dredging Corporation, cuya apoderada es María Alarcón Gómez, exviceministra de Trabajo (2012-2013).

Flanders retira 15 millones de metros cúbicos de sedimentos del canal, lo que dará una profundidad de 16,5 metros y permitirá la llegada de buques con más peso. DP World la subcontrató por US$100 millones.

Esta firma belga también hace el dragado en el canal de Puerto Bolívar por US$19 millones. Flanders figura como sucursal de la firma belga Jan De Nul, adjudicada para dragar el canal de Guayaquil con una inversión de US$100 millones.

Herdoíza Crespo Construcciones también trabaja en el nuevo puerto de Posorja: construye la vía de 20 km que conecta el redondel de Playas con el puerto, por US$28,8 millones.

Esta sociedad está formada por las firmas costarricenses Central Project Development y Svalbard Northway, y la ecuatoriana Caneybi Corp. S.A.

En esta última figuran como accionistas el quiteño Marcelo Herdoíza Guerrero y BCI Corporation S.A., empresa de Costa Rica, país que hasta el año pasado estuvo en la lista brasileña de naciones con tributación favorecida. Costa Rica no consta como paraíso fiscal en la lista que publica el Servicio de Rentas Internas del Ecuador.

Herdoíza Crespo Construcciones debe terminar la vía, que tendrá un peaje, en diciembre.

“Se prevé no impactar a la comunidad, el peaje será ubicado donde el tráfico vaya directamente al puerto”, asegura Bruno Medeiro, director del proyecto de DP World.

El nuevo puerto también tendrá edificios, obra a cargo de la quiteña Ripconciv, de sociedad de Manuel Peña Unda y su hijo Francisco Peña Chávez. “Ahí funcionarán el área administrativa, talleres antinarcóticos y de aduanas”, detalla el gerente de DP World. Ripconciv no respondió un cuestionario.

Otra empresa subcontratada es la ecuatoriana Slem, donde figuran como socios los exmarinos Diego Mantilla, Raúl Samaniego y Juan Serrano (también exfuncionario del Servicio de Aduanas), para los trabajos de “logística y remolcador” a un costo de US$596 mil.

DP World también contrató a la americana Navis para el sistema operativo portuario por US$500 mil, según sus registros.

Los trabajos de las subcontratistas, en octubre, representaban para DP World un avance del 66 % de la primera fase del nuevo puerto, fase que se prevé concluir en julio del 2019.

De esa fecha a diciembre, DP World Posorja planea mover 144 mil contenedores y llegar a una capacidad de 1,5 millones al 2024. En total, la concesionaria estima invertir US$500 millones en esta etapa y recuperar ganancias a partir del 2020. 

Concesión. Por los 50 años de concesión, la operadora DP World Posorja pagará al Estado US$1.000 millones. Según el contrato, la empresa deberá cancelar los primeros 15 años el 1% de los ingresos de las operaciones portuarias y el 1% por los ingresos que superen en 10 % lo proyectado; los siguientes 15 años subirá la tasa al 2%; el tercer periodo será el 3%; y los últimos cinco años, el 5%.

Parque logístico. DP World tiene en proyecto crear un parque logístico con empresas distribuidoras de almacenamiento para dar otros servicios en el puerto.