Cardenas, Cuba.- El gobierno cubano tiene dentro de sus prioridades el desarrollo de las energías renovables, y en ese rumbo avanzó hoy con la inauguración de cuatro parques solares fotovoltaicos con capacidad para generar de conjunto 10 megavatios pico (MWp).

Instalados en tres provincias cubanas, Matanzas (oeste), Sancti Spíritus (centro) y Camagüey (este), los enclaves forman parte de un proyecto financiado por la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) a través del Fondo de Abu Dhabi para el Desarrollo.

Ambos organismos internacionales gestionan cada año para países en desarrollo créditos concesionales por convocatorias mediante el mecanismo para facilidad de proyectos.

En el caso de Cuba, el monto aprobado fue de US$15 millones distribuidos en cuatro parques ubicados en Planta Mecánica, Camagüey, con 2,5 MWp; Mayajigua y Venegas en Sancti Spíritus con 2,5 MWp y 1,25 MWp, respectivamente; y "Cárdenas 1" en Matanzas con 3,75 MWp.

De acuerdo con datos oficiales, la energía solar fotovoltaica es la de mayores avances con la construcción de más de 70 parques en todo el país, que aportan el 1,15% del consumo eléctrico total de la nación caribeña.

Precisamente, a la puesta en marcha de este último asistió Francesco la Camera, director general de IRENA, quien resaltó que los 11.700 paneles solares emplazados en esa planta son el testimonio de una colaboración "exitosa", además de la demostración del "compromiso" asumido por el gobierno cubano de potenciar el uso de energías limpias para transformar la matriz energética, hasta lograr en 2024 generar el 24% de su electricidad mediante fuentes renovables.

La Camera mencionó que con la inauguración de los cuatro parques fotovoltaicos que estarán sincronizados con el Sistema Eléctrico Nacional a partir del viernes, casi 7.000 familias cubanas serán favorecidas, y otras 300 personas obtuvieron empleo producto de la ejecución de las obras.

"Todo esto demuestra que Cuba es capaz de planificar, construir y poner en práctica proyectos de esta envergadura, y demuestra que se pueden cambiar paradigmas, que para revertir los efectos del cambio climático por un desarrollo sostenible, es necesario seguir trabajando con este tipo de energías", aseguró.

Enfatizó que constituye para IRENA un "regocijo" trabajar con la isla, pues les "complace muchísimo la ambición positiva que tiene el gobierno cubano de aumentar su producción de electricidad a partir del uso de fuentes renovables".

En ese sentido, el viceministro cubano de Energía y Minas, Liván Arronte, agradeció a IRENA y al Fondo de Abu Dhabi para el Desarrollo por el financiamiento otorgado para la construcción de las cuatro plantas fotovoltaicas que contribuirán a la transformación de la matriz de generación de la isla. "Con estos primeros 10 MWp se producen 15.000 MW hora al año, equivalente al consumo eléctrico anual de 6.944 viviendas cubanas. Se reportará un ahorro anual de 4.700 toneladas de petróleo y se dejarán de emitir a la atmósfera 12.700 toneladas de dióxido de carbono en ese mismo período", destacó Arronte.

Igualmente, detalló que debido a la eficiencia en el proceso de ejecución de las obras, se ahorró un total de US$4,7 millones. Por su parte, el embajador de Emiratos Arabes Unidos en Cuba, Bader Almatrooshi, indicó que la apertura del parque solar "Cárdenas 1" representa el inicio de la cooperación de su país con la isla para enfrentar de conjunto los efectos negativos del cambio climático.

"En 2017, Emiratos Arabes Unidos lanzó un programa para poder desarrollar con un financiamiento bastante alto este tipo de colaboración" para dar apoyo a los planes de energía renovable en alrededor de 16 países y regiones en el Caribe, dijo el diplomático.

Almatrooshi añadió que este es uno de los 24 programas que el Fondo de Abu Dhabi para el Desarrollo e IRENA ejecutan actualmente en todo el mundo, gracias a los cuales más de siete millones de personas tienen acceso a la electricidad.

El gobierno de Cuba implementa desde 2014 un ambicioso y millonario plan de desarrollo de fuentes de energías renovables, entre ellas la biomasa de la caña de azúcar, los paneles solares, parques eólicos y pequeñas centrales hidroeléctricas.

De acuerdo con datos oficiales, la energía solar fotovoltaica es la de mayores avances con la construcción de más de 70 parques en todo el país, que aportan el 1,15% del consumo eléctrico total de la nación caribeña.