Bogotá. La Empresa Colombiana de Petróleo (Ecopetrol) informó este martes que por motivos de seguridad mantiene suspendidas sus operaciones en el municipio de Tibú (noreste), debido a las alteraciones del orden público y amenazas contra sus trabajadores.

Señaló que la suspensión de operaciones en 76 pozos productores de petróleo y 61 pozos inyectores de agua en la zona ya comenzó a afectar el empleo y la contratación de bienes y servicios con empresas locales.

Desde el pasado miércoles se han registrado varios disturbios en la zona debido a manifestaciones y bloqueos de personas dedicadas al robo de petróleo en oleoductos, lo cual motivó la suspensión de operaciones de la compañía en Tibú.

Agregó que a 365 personas, la mayoría habitantes de la zona, se les ha suspendido el contrato de trabajo, a lo cual se suman los contratos con las Juntas de Acción Comunal que ejecutan labores de rocería en el campo de Tibú, con el fin de salvaguardar la seguridad de las personas.

"Esos activos producen aproximadamente 2.000 barriles de petróleo de aceite por día y un millón de pies cúbicos de gas, de los cuales 500.000 pies cúbicos se suministran para consumo de gas domiciliario a los municipios de Tibú y Cúcuta", dijo a periodistas el gerente de operación de desarrollo de producción de Ecopetrol en la región del Catatumbo, Orlando Sánchez.

Esta situación de seguridad también afecta a unos 60 proveedores locales que realizan negocios con Ecopetrol en suministros de alimentación, transporte de personal y de carga, insumos, alquiler de equipos, mantenimiento menor, alojamiento, aseo y lavandería.

La empresa hizo un llamado a las autoridades nacionales para que se refuercen las acciones que permitan reiniciar con tranquilidad las operaciones petroleras en la zona.