Quito. El gobierno de Ecuador suscribió este miércoles siete contratos petroleros por US$1.170 millones para exploración y explotación de hidrocarburos en bloques situados en la cuenca oriente del país sudamericano.

La firma se llevó a cabo en una ceremonia en el Palacio de Gobierno en Quito, en la que el presidente Lenín Moreno participó como testigo de honor.

La operación de los bloques fue adjudicada a las empresas Petróleos Sudamericanos del Ecuador Petrolamerec S.A., Gran Tierra Energy Colombia LLC y el consorcio conformado por Frontera Energy Colombia Corp. y Geopark Perú S.A.C, que ganaron la licitación de la XII Ronda Intracampos.

Dentro de esta ronda, que se lanzó en septiembre pasado, se licitaron los bloques petroleros Arazá Este, Iguana, Perico, Espejo, Sahino, Charapa y Chanangue, ubicados en la provincia amazónica de Sucumbíos (norte).

El presidente Moreno destacó en el acto que la firma de los contratos dejará a Ecuador por lo menos US$1.170 millones de inversión y generará en los 24 años de su operación "muchas plazas de empleo, que es una de nuestras prioridades".

El presidente Moreno destacó en el acto que la firma de los contratos dejará a Ecuador por lo menos US$1.170 millones de inversión y generará en los 24 años de su operación "muchas plazas de empleo, que es una de nuestras prioridades".

"El mundo nos mira con otros ojos, eso es confianza", agregó el mandatario, al tiempo que garantizó a los inversionistas que el desarrollo de estos bloques será amigable con el medio ambiente y respetuoso con las comunidades situadas en las zonas de influencia.

Los contratos firmados entre el Estado ecuatoriano, representado por el ministro de Energía y Recursos Naturales No Renovables, Carlos Pérez, y representantes de las empresas ganadoras, son bajo la modalidad de participación.

Según la legislación vigente, con este mecanismo contractual la empresa privada asume el 100% del riesgo y la producción y renta petrolera son compartidas con el Estado.

El ministro Pérez sostuvo que la firma de los contratos "marca un hito trascendental para el sector hidrocarburífero y para el país".

Apuntó que los bloques ofertados son terrestres con oportunidades convencionales y se encuentran en la cuenca oriente, que se caracteriza por un alto potencial de petróleo. 

"En el área (de los bloques) se encuentra la infraestructura suficiente para que la industria pueda desarrollarse", expuso.

El objetivo es buscar reservas de petróleo aprovechando la alta prospectividad de la cuenca oriente. 

 

Con este proceso, Ecuador espera que la producción de los siete campos alcance un pico estimado en los 18.000 barriles de crudo por día para el 2024.

Por su parte, el representante de la empresa Gran Tierra Energy Colombia LLC, Enrique Villalobos, destacó que uno de los factores claves en la ronda petrolera ha sido el modelo de contratación, porque resulta ser el más conveniente y atractivo. 

"Este es uno de los factores que consideramos claves para atraer capital extranjero hacia el alto potencial hidrocarburífero del país y para el éxito de la ronda intracampos", señaló. 

Añadió que las firmas ganadoras realizarán durante los próximos 4 años trabajos de exploración, "con la esperanza de encontrar petróleo y gas, y pasar a la etapa de desarrollo por 20 años más".

El petróleo es el principal producto de exportación de la nación sudamericana, el socio más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).