El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agence Françcaise de Développement (AFD) han concedido a Costa Rica un préstamos de US$380 millones para respaldar el proceso de descarbonización del país.

En concreto, el BID ha otorgado US$230 millones y la AFD ha concedido los US$150 millones restantes.

Así lo han anunciado los organismos después de haber tenido su cuarta reunión estratégica (Deep Dive) de manera virtual, a través de la cual han reforzado su alianza y han intercambiado las modalidades de apoyo que se brindará a los países latinoamericanos, tanto en la respuesta más inmediata con respecto a la emergencia del Covid-19 como en los planes de recuperación a medio y largo plazo.

Además, la AFD ha realizado dos donaciones al BID de US$4,3 millones para cuestiones de paridad de género y envejecimiento de las poblaciones de América Latina y el Caribe.

La vicepresidente de Sectores y Conocimiento del BID, Ana María Rodríguez, ha asegurado que desde la entidad se está trabajando "24 horas (al día) para encontrar formas innovadoras de brindar soluciones y recursos adicionales" a los países latinoamericanos. "La cooperación, el alineamiento y un proceso expedito deben ser principios rectores en nuestra alianza", ha añadido.

Por su parte, el director de Estrategia, Cooperación y Comunicación de la AFD, Laurence Breton-Moyet, ha destacado que una mayor coordinación entre los bancos de desarrollo regionales y nacionales "será clave para promover vías de desarrollo sostenible y planes de transición" en la respuesta una vez pasada la enfermedad.

Los Grupos BID y AFD tienen un historial de cooperación estratégica en el área del cambio climático (vías de descarbonización, desarrollo urbano, energía, transporte) y desarrollo sostenible. Las dos instituciones firmaron un acuerdo de cofinanciación en noviembre de 2018, con un objetivo de alcanzar US$1.000 millones para 2021.