No se puede hablar de revolución en la digitalización de las finanzas, pero en el último año, ciertamente ha habido un salto cuántico. En eso coincidieron los panelistas del evento digital “Industrias Inteligentes” que abordó la transformación que vive hoy la industria de banca y finanzas.

Luego de un keynote presentado por Jorge Luis Revilla, especialista Data e Inteligencia Artificial Microsoft Región Sur Latinoamérica (que puedes revisar aquí) y con la experiencia de cada una de sus áreas, Sergio Corona, director de Industria Financiera  de Microsoft Latinoamérica; Juan Carlos Oré, chief data officer de Credicorp Capital; Fernando Piazza, encargado de Latam Cloud Sales de SUSE; Oriol Solans, managing director & partner de  Boston Consulting Group y; Santiago Vieyra, gerente de Industria Financiera para SAP Latinoamérica Sur, pusieron en perspectiva los cambios que tecnológicos que ha emprendido la industria, especialmente en cuanto al manejo de los datos y la inteligencia artificial.

Hasta antes de la pandemia, la digitalización ya era inminente, coinciden los expertos, pero el cambio se aceleró cuando la posibilidad de ir al banco se redujo con las restricciones sanitarias. Fue entonces cuando el grueso de las inversiones tuvo que enfocarse en recrear el entorno físico de un banco y llegar a los clientes a través de celulares y aplicaciones móviles. 

Según notó Santiago Vieyra, gerente de Industria Financiera para SAP Latinoamérica Sur, si bien en los últimos años había una tendencia marcada a aprovechar las nuevas tecnologías, el foco estaba en los procesos de backoffice, y con la pandemia, la atención debió volcarse en la experiencia de los clientes.  “La mayoría  de los bancos en la región han evaluado o están incorporando soluciones para rediseñar sus productos y servicios, para potenciar sus plataformas digitales y mejorar sus canales de atención”, afirmó. “La industria, por fin, se dio cuenta de que la  digitalización dejó de ser una opción  y es más bien una obligación”, puntualizó. Según Fernando Piazza, ese cambio de dirección abre la puerta a la introducción de muchos nuevos servicios en los últimos años.

De acuerdo con Sergio Corona, director de Industria Financiera  de Microsoft Latinoamérica, todavía hay mucho potencial para explotar, pero para eso, los bancos deben ser capaces de mantener la información ordenada y atender lo que se conoce como “common data model”. Eso les permitirá llevar una cuenta ágil de las diferentes transacciones y actividades que los clientes lleven a cabo y así, ser capaces de atender de mejor sus necesidades, creando un valor agregado en su relación con ellos.

Juan Carlos Oré, de Credicorp Capital, complementa lo anterior y agrega que en esta era digital la información es el principal insumo de los bancos en la relación con sus clientes, por lo que si los datos están  bien organizados y ordenados pueden ser de gran provecho. Explica, además, que los bancos deberían apuntar a convertirse en los asesores financieros de sus clientes. “El cambio ahora es un enfoque hacia la persona. Uso la información que tengo de mi cliente, trato de conocerlo, y en base a eso, le ofrezco productos, servicios o estrategias de pricing que se  adapten a sus necesidades. También es muy importante cómo transmito ese mensaje; por qué medio, a qué hora, con qué tono. Hacerlo de una forma que el cliente se sienta valorado y no invadido”, añadió.

Oriol Solans, managing director & partner de  Boston Consulting Group, coincidió con Oré, y agregó que el hecho de gestionar la data de una manera distintiva también es clave para llegar a nuevos clientes y además, darle la confianza a los actuales, asegurándoles que su información está siendo usada de maneras en que ellos son consciente, y con una seguridad garantizada.

En la línea de llegar a nuevos clientes, Fernando Piazza mencionó que muchas veces los perfiles crediticios de las personas están basados en las calificaciones negativas que los bancos tienen de estas. Sin embargo, si se mezclaran los entornos de los bancos con los datos de sus socios comerciales se podrían generar perfiles mucho más acertados y completos, basados incluso en experiencias positivas y así, podrían llegar a nuevos clientes con ofertas comerciales que reconozcan y premien a sus potenciales clientes. 

“Vemos muchísimas posibilidades de innovación. El mercado se mueve en distintas direcciones y en medio de la pandemia, el uso de billeteras digitales, ha crecido alrededor de ocho veces, por ejemplo. Incluso, han entrado participantes que  ni siquiera pertenecen a servicios financieros”, señaló Sergio Corona.  

Los panelistas también abordaron cómo las tecnologías han apoyado la bancarización de personas que nunca habían tenido relación con un banco, cómo la inteligencia artificial está colaborando en la prevención de riesgos financieros y fraudes y el mito de la inseguridad en la nube cuando en realidad cumple protocolos mucho más estrictos que cuando los datos están “on premise”, entre otras cosas. Para ver el panel completo, ingresa al link