El conflicto entre Aeroméxico y Emirates Airlines, por el inicio del vuelo de la segunda de Dubai a México (con escala en Barcelona), sumó un nuevo episodio con descalificaciones mutuas.

Por la tarde, en un comunicado, el presidente de Emirates Airlines, Sir Tim Clark, refirió que desde que se anunció el nuevo vuelo, el CEO de Aeroméxico, Andrés Conesa, “inmediatamente emprendió una campaña pública de desinformación destinada a bloquear el lanzamiento de la ruta”, prevista para el 9 de diciembre próximo.

“Difundir falsedades para negar a los consumidores mexicanos opciones competitivas y acceso en mercados drásticamente desatendidos es deshonesto”, afirmó.

Además, la aerolínea extranjera reiteró que su operación está “totalmente en línea” con el acuerdo de servicios aéreos bilaterales, legalmente válido y vinculante entre los Emiratos Árabes Unidos y México, el cual fue firmado el 10 de octubre del 2012, que le permite operar diariamente el servicio de pasajeros de Dubai a la Ciudad de México, con derechos de tráfico de quinta libertad en la escala de Barcelona.

“Emirates no respeta el estado de derecho. Al ofrecer a los consumidores en nuestro país un vuelo sin contar con las autorizaciones necesarias, Emirates no respeta las reglas y engaña a los consumidores”, se aseguró.

En respuesta, Aeroméxico refirió, también en un comunicado, que Emirates miente al afirmar que cuenta con los permisos para volar en México y que promovieron una acción legal para averiguar si contaban con algún permiso y tanto la autoridad mexicana como el representante legal de la aerolínea afirmaron que no cuentan con permiso alguno.

“Emirates no respeta el estado de derecho. Al ofrecer a los consumidores en nuestro país un vuelo sin contar con las autorizaciones necesarias, Emirates no respeta las reglas y engaña a los consumidores”, se aseguró.

La aerolínea bandera de México también dijo que Emirates miente al afirmar que el mercado entre México y España esta desatendido, toda vez que, entre el 2015 y 2019, el número de vuelos semanales aumentó 50%, y los dos países están conectados diariamente con cinco aerolíneas, cuatro de ellas españolas y Aeroméxico.

La competencia, el reto. Uno de los puntos controvertibles para las firmas es el subsidio que se dice que recibe la empresa extranjera, lo que genera una competencia desigual sobre este tema; Emirates agregó: “En lugar de hacer acusaciones falsas sin pruebas y tratar de retrasar nuestros servicios, alentamos a Aeroméxico a que busque extender sus vuelos desde México a Barcelona y que tendría inconvenientes con ello”. En respuesta, se informó que Emirates se equivoca al creer que Aeroméxico le teme a la competencia, porque todos los días compite con múltiples aerolíneas nacionales e internacionales.