La administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha dedicado gran esfuerzo al tema migratorio y como parte de ello, han buscado cerrar brechas para proteger a los trabajadores estadounidenses.

Para ello y pese a la oposición pública del sector industrial, el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. presentó una propuesta para eliminar la Regla Internacional de Emprendedores, diseñada a finales del gobierno de Barack Obama y que le permitía a los inmigrantes fundar una empresa en Estados Unidos, publica Statista.

Según destaca el portal, en esta ocasión el plan del Departamento de Seguridad Nacional forma parte de ua política más amplia de Trump contra lo que considera "un abuso de las lagunas de inmigración".

"Se supone que cerrar esas brechas protegerá a los trabajadores estadounidenses, pero muchos expertos creen que rescindir la Regla Internacional de Empresarios en particular, hará lo contrario", señala la publicación de Statista.

 

Uno de los críticos a esta decisión de la administración Trump, es Steven Case, inversionista de capital de riesgo y cofundador de AOL, quien el año pasado aseguró que "los empresarios inmigrantes son creadores de empleo, y no tomadores de empleo".

De hecho, los empresarios inmigrantes han desempeñado un papel importante en la escena de startups estadounidenses: al menos 44 de 87 empresas nuevas valoradas en más de US$1.000 millones desde enero de 2016 fueron (co) fundadas por inmigrantes.

Los datos corresponden al informe de la Fundación Nacional para la Política Estadounidense, correspondiente al 2016. Estas empresas creadas por los inmigrantes en EE.UU. creó un promedio de 760 empleos por empresa.

Los principales países de origen para los fundadores inmigrantes de estas empresas emergentes unicornio, son: India con 14 emprendimientos, Canadá y Reino Unido con 8 cada uno; Israél con 7; Alemania con 4; China y Francia con 3; e Irlanda con 2. Las 12 restantes corresponden en menor porcentaje a otras naciones.

*Con información de Statista.