Buenos Aires. Los agricultores de la asociación Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) anunciaron este jueves una huelga comercial a partir del lunes contra un aumento en el impuesto a las exportaciones de la soja y su aceite y harina derivados, dijo una fuente de la entidad.

La convocatoria es para el cese de la comercialización de granos durante cuatro días, dijo la fuente.

Horas antes, la cámara de procesadores de granos de Argentina solicitó al Gobierno del país sudamericano que aplique una tasa diferenciada a la exportación de harina y aceite de soja, tras un aumento generalizado a los embarques de todo el complejo sojero.

El Gobierno del presidente Alberto Fernández elevó este jueves la tasa con la que grava las exportaciones de granos de soja, harina de soja y aceite de soja al 33%, desde el 30% previo, en momentos en que busca reestructurar una deuda soberana que asciende a cerca de US$100.000 millones.

Horas antes, la cámara de procesadores de granos de Argentina solicitó al Gobierno del país sudamericano que aplique una tasa diferenciada a la exportación de harina y aceite de soja, tras un aumento generalizado a los embarques de todo el complejo sojero.

La Cámara de la Industria Aceitera de Argentina (CIARA) protestó contra la medida y pidió que el impuesto que rige sobre los embarques del aceite y la harina derivados de la soja sea inferior al del poroto de soja para mejorar su competitividad y fomentar el agregado de valor en el país.

"Desde CIARA se insta al gobierno a revisar esta medida a la luz de defender una industria nacional que busca aumentar exportaciones, diversificar mercados, expandir inversiones y proteger el empleo calificado", dijo la cámara en un comunicado.

Argentina es el principal exportador mundial de aceite y harina de soja, y según datos del ente estatal de estadísticas local, en 2019 las exportaciones de los dos derivados de la oleaginosa sumaron un total de cerca de US$12.250 millones.

Las exportaciones de los sectores agrícola y agroindustrial son la principal fuente de divisas de Argentina, que atraviesa una prolongada crisis económica.

"Resulta imprescindible mejorar los ingresos fiscales en un contexto económico de endeudamiento, alta inflación, recesión creciente, desempleo generalizado y emergencia alimentaria", explicó el Gobierno argentino en el decreto que establece el alza del impuesto, publicado el jueves en el Boletín Oficial.

Por su parte, agricultores y analistas dijeron el miércoles que, debido a que los exportadores trasladan el costo del impuesto a los precios que pagan a productores locales por sus granos, el incremento desincentivará inversiones futuras e impactará negativamente en los volúmenes de cosecha.