Ciudad de México. El estado mexicano se encargará de la construcción del denominado "Tramo 5" del Tren Maya en el sureste del país pretendido por un consorcio liderado por BlackRock, el fondo de inversiones más grande del mundo, dijo este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El martes, el estatal Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) declaró desierta la licitación de aquel ramal de una de las obras insignia del gobierno de López Obrador, asegurando que la oferta económica presentada no era solvente.

"Se hizo el análisis de que podía financiarse con presupuesto (público), sin crédito, para no dejar deuda", dijo el mandatario en referencia al "Tramo 5" del Tren Maya, que va de Tulum a Cancún, en el Caribe mexicano, y por el que el consorcio había propuesto invertir un total superior a 14.965 millones de pesos (unos US$702 millones).

"Si necesitáramos recursos, podemos contratar deuda y la tasa que paga (la Secretaría de) Hacienda, por ser deuda soberana, es más baja que las tasas que se pagan en este tipo de operaciones", justificó López Obrador, conocido como AMLO.

El Tren Maya es una obra de unos US$6.300 millones que recorrerá unos 1.500 kilómetros desde la zona arqueológica de Palenque, en el estado Chiapas, hasta la turística Cancún, en Quintana Roo.

La construcción del tren ha recibido críticas por parte de ambientalistas y del EZLN, un movimiento indígena en la selva de Chiapas, quienes consideran que la obra acarreará la destrucción de la naturaleza y de los pueblos originarios, algo que el Gobierno ha negado.