Lima. La estatal Petroperú dijo este martes que paralizará las operaciones en su mayor refinería de petróleo, Talara, durante aproximadamente un año a partir de noviembre para completar un proyecto de expansión de US$5.000 millones.

Petroperú informó en un comunicado que planea durante ese periodo importar combustible para cubrir la demanda local y garantizar el abastecimiento en el país de 30 millones de habitantes. No especificó qué tipo de combustible importaría.

La petrolera estatal precisó que continuará comprando crudo a las compañías que operan en Perú y procesará el petróleo en su refinería Conchán.

Talara, ubicada en la costa del Pacífico del norte de Perú, es la segunda refinería de petróleo más grande del país después de Pampilla, de la española Repsol.

El plan de expansión de Talara, aumentando su capacidad de procesamiento a 95.000 barriles de crudo por día desde 65.000, comenzó en 2014 y actualmente tiene un avance de 73%.

Perú es un importador neto de petróleo. Petroperú afirmó que las importaciones de combustible del país disminuirán significativamente una vez que se complete la expansión, que estimó que ocurriría a fines de 2020.