Lima. Los empresarios José Graña Miró Quezada y Hernando Graña Acuña, ex directivos de Graña y Montero, se acogieron al proceso de colaboración eficaz en el caso Lava Jato de Perú, con el propósito de brindar toda la información que requiera la fiscalía.

Dado a esta decisión, el fiscal del equipo Lava Jato, José Domingo Pérez, desistió de solicitar prisión preventiva por 36 meses para los dos ex directivo de la constructora peruana, investigados por el caso Metro de Lima. 

A su salida del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, José Graña aseguró la disposición de ambos empresarios, de declarar y colaborar con el Ministerio Público en la investigación sobre los presuntos pagos de sobornos en la Línea 1 del Metro de Lima y en otros casos. 

“Nosotros, al igual que Graña y Montero nos hemos acogido a la colaboración eficaz (…) Hemos aceptado que se levante nuestra reserva de identidad y vamos a seguir declarando y colaborando con la Fiscalía en este y en otros casos”, indicó a la prensa.

A su salida del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, José Graña aseguró la disposición de ambos empresarios, de declarar y colaborar con el Ministerio Público en la investigación sobre los presuntos pagos de sobornos en la Línea 1 del Metro de Lima y en otros casos. 

Graña Miró Quesada explicó que están dando, dentro del proceso de colaboración, información de interés, además de asumir su responsabilidad en el caso.

“Estamos aportando toda la información que requiere la Fiscalía. Creemos que hay, no solo en este proyecto, sino en otros, información de mucho interés para ellos”, dijo.

Indicó que no puede brindar detalles de la información brindada en este proceso por su calidad de colaborador eficaz.

La solicitud fue aprobada por el juez Richard Concepción Carhuancho, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, en audiencia efectuada este domingo.

José Alejandro Graña Miró Quesada y Hernando Graña Acuña  son investigados también por el presunto pago de coimas al ex presidente Alejandro Toledo por la carretera Interoceánica, proyecto ejecutado también en sociedad con la empresa Odebrecht.