Tokio. Fiscales japoneses arrestaron nuevamente el ex presidente de Nissan Motor Co Ltd., Carlos Ghosn, por traspasar a la compañía pérdidas personales por US$16,6 millones de dólares, lo que dificulta que sea liberado bajo fianza antes de Navidad.

Los funcionarios además allanaron la residencia de Ghosn en Tokio en busca de evidencia, según TV Asahi.

El último giro en una saga que sacudió al sector automotor mundial y a la alianza entre Nissan y Renault SA ocurre un día después de que un tribunal de Tokio rechazó inesperadamente la solicitud de fiscales para extender la detención de Ghosn.

El rechazo había abierto la posibilidad de que el destacado empresario saliera en libertad bajo fianza incluso este viernes.

Sin embargo, el nuevo arresto significa que podría estar detenido al menos otros 10 días en la cárcel de Tokio donde ha estado recluido desde que fue arrestado el mes pasado por acusaciones iniciales de delitos financieros.

El fiscal de Tokio dijo que el nuevo arresto se basó en sospechas de que alrededor de octubre de 2008, Ghosn traspasó operaciones personales al fabricante de automóviles para responsabilizar a la empresa por 1.850 millones de yenes (US$16,6 millones) en pérdidas.

Además, añadió, provocó daños a Nissan al hacer que le depositara un total de US$14,7 millones entre junio de 2009 y marzo de 2012 en una cuenta bancaria.

El abogado de Ghosn, Motonari Otsuru, no estuvo disponible para hacer comentarios. Un portavoz de Nissan no quiso comentar el nuevo arresto y Renault también prefirió no referirse al asunto.