La Paz.- Bolivia ha experimentado en los últimos años un importante crecimiento en la producción de camélidos y apuesta a su exportación para que se constituya en una alternativa económica en sus regiones altiplánicas, afirmaron especialistas.

El coordinador nacional del programa Pro Camélidos del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, Leonardo Flores, dijo en entrevista a Xinhua que la producción de camélidos es el nuevo rubro económico en el que Bolivia pone sus ojos, más aún, después de que la Organización de las Naciones Unidas declaró 2024 como el Año Internacional de los Camélidos.

Reconoció que muchos productores de los departamentos de Oruro (oeste), La Paz (oeste), Potosí (suroeste) y Cochabamba (centro) abandonaron esta actividad y con los programas gubernamentales se rescató a mucha gente de este sector.

El gobierno boliviano ha destinado un presupuesto de US$38,7 millones al programa quinquenal Pro Camélido y, en ese cometido, inauguró en 2017 una planta de textiles en la población de Laja, departamento de La Paz.

"Bolivia es uno de los países que tiene un potencial en la producción de camélidos que se puede ir mejorando año tras año", afirmó Flores.

Precisó que en la producción de llamas Bolivia ocupa el primer lugar en Sudamérica, mientras que Argentina tiene su potencial en la producción de guanacos y Perú en alpacas.

Dentro de la definición de camélidos se encuentran las vicuñas, alpacas, llamas y guanacos, además de los resultantes del cruce entre estas especies.

Bolivia cuenta con más tres millones de camélidos, de las cuales unos 2,8 millones son llamas.

El 90% de todos estos camélidos en el mundo habitan en Bolivia y Perú, según Flores, quien citó datos de la comisión organizadora del VIII Congreso Mundial sobre Camélidos celebrado la semana pasada en Oruro.

Por su parte, el ex presidente de la Asociación Nacional de Productores de Camélidos Sudamericanos, Sixto Icuña, dijo a Xinhua que el mercado local y extranjero para la fibra de camélidos no ha sido satisfecho porque no se encara de manera decidida en la crianza de estas especies a un nivel comercial.

"Hay necesidad de implementar proyectos de repoblación, especialmente para las alpacas y llamas, centros de investigación y multiplicación para las vicuñas. Esperemos que den resultados", agregó.

Según el productor, los camélidos sudamericanos en la actualidad constituyen una seria alternativa económica para las comunidades del altiplano boliviano, por lo que considera que debe fortalecerse el rubro.

Los camélidos en territorio boliviano, equivalente al 36% del total mundial según cálculo del citado congreso, representan una oportunidad para generar actividades industriales textiles, que por ahora no abastecen la demanda internacional, especialmente en prendas de vestir, aseguró Icuña.