Sao Paulo. Las exportaciones de soja de Brasil deben cerrar 2018 en un récord de cerca de 82,5 millones de toneladas, ante unos 68 millones el año pasado, proyectó este lunes la Asociación Nacional de Exportadores de Cereales (Anec), destacando el apetito chino como importante factor detrás del incremento.

La estimación de la Anec confirma un reportaje de Reuters publicado en noviembre sobre la base de informaciones de un negociante y datos de programación de buques en los puertos de Brasil, el mayor exportador mundial de soja en grano.

Sólo en noviembre, se embarcaron 4,9 millones de toneladas de soja, siendo el 97% para el gigante asiático, dijo a Anec.

En el acumulado de los 11 primeros meses del año, las ventas al exterior alcanzaron 80,1 millones de toneladas, un alza del 22,6% ante igual intervalo de 2017. Del total, el 82% fue para China.

Brasil fue muy favorecido este año ante la disputa comercial entre Estados Unidos y China, que, entre otras represalias, incluyó una tarifa de Pekín sobre la soja norteamericana. Esto llevó a los chinos a comprar con fuerza el producto brasileño.

Según Anec, para este mes de diciembre, cerca de 2,5 millones de toneladas de soja se encuentran programadas para embarcar. El volumen ya está por encima de los 2,3 millones de igual mes del año, según datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios.

"El incremento de las exportaciones de soja en este segundo semestre impulsado por la demanda china antes abastecida por el mercado estadounidense, debe hacer que cerremos el año con el stock de paso más bajo de los últimos años", afirmó Anec.

Anec recordó que debido a buenas condiciones climáticas, la plantación de la cosecha 2018/2019 comenzó temprano, y algunas regiones deben iniciar la cosecha ya en la segunda quincena de diciembre, "equilibrando el abastecimiento del mercado".